Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
 
 
Año LXXXVIII - Nro. 31.732Domingo 14 de Diciermbre de 2003

Acuerdo sobre bosque nativo

El bosque nativo. Su futuro estaría resguardado, pero los campesinos deben estudiar otras opciones.

Eran tiempos en que la explosión de exportaciones de celulosa se encontraba en pleno apogeo... pero también en que arreciaban las críticas ambientalistas contra la sustitución masiva de bosque nativo por plantaciones de pino y eucaliptus.

"En esa época -hace diez años- la sociedad nos miraba a los ingenieros forestales, como verdaderos depredadores del bosque nativo y eso nos dolía. Por ello un grupo de profesionales nos unimos y empezamos a buscar una alternativa", dice René Reyes, docente de la Universidad Austral de Chile y presidente de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo.

Por ello, apuestan por el uso sustentable del bosque nativo y, a su juicio, esto no se va a lograr. El reciente acuerdo firmado entre Forestal Mininco y Bosques Arauco -gigantes de la celulosa- con organizaciones ambientalistas estadounidenses no favorece este objetivo, sino al contrario, afirma.
 

 

NI LO UNO, NI LO OTRO

Reyes ve un potencial importante de riqueza para los campesinos del país, en la explotación del bosque nativo realizada en forma sustentable, planificada y con efectivo apego a los planes de manejo. "No estamos ni por la sustitución masiva de bosque nativo por plantaciones, ni por la mantención del bosque como una especie de monolito sagrado e intocable, al que hay que rendirle tributo", dice.

A grandes rasgos, las dos empresas forestales se comprometieron a exportar sus productos a Estados Unidos bajo la normativa estaodunidense FSC. Ello significa garantizar que no realizará sustituciones de bosque nativo, para establecer plantaciones de pino y eucaliptus. El aviso de una casa sobre un bosque lleno de astillas, aparecido en los principales diarios estadounidenses el año pasado, fue el principal motivo de este cambio. Las importadoras de ese país exigieron garantías de que las exportaciones forestales chilenas no provenían de la sustitución de bosque nativo por especies introducidas -pino y eucaliptus-.
 

 

INDUSTRIA

Consultado por el hecho que no existen mercados para los productos del bosque nativo -salvo la leña que tiene muy baja rentabilidad-, Reyes comentó que éstos aparecerán cuando haya una industria dedicada al tema.

-¿No es el mercado, primero?

-Van de la mano, una cosa lleva a la otra.
 

 

Por Pedro Escobar


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929