Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
 
 
Año LXXXVIII - Nro. 31.717Sábado 29 de noviembre de 2003

"Fiscal de Collipulli me extorsionó"

El joven Daniel Alveal exige que le devuelvan su camioneta porque es la herramienta de trabajo que le permite alimentar a su familia.

Nadie puede desconocer que en los últimos cinco años el conflicto mapuche se agudizó notoriamente en La Araucanía, sobre todo en la Provincia de Malleco. El epicentro de las tomas, tala de bosques y cortes de caminos, entre otras manifestaciones de repudio contra el sistema, es sin duda Collipulli y sus alrededores, donde las comunidades más radicalizadas de la zona, intentan reivindicar derechos ancestrales sobre las tierras que les pertenecen.

Ante estos acontecimientos, los fiscales del Ministerio Público han agotado todas las instancias en sus investigaciones para aclarar los hechos y dar con los responsables.

En este contexto, hay ocasiones en las que los encargados de indagar y recopilar la mayor cantidad de antecedentes para dar inicio a la persecución penal, recurren a una serie de "recursos" con tal de dar con él o los autores de algún delito en particular.

En relación a lo anterior, una complicada situación que lo tiene con el alma en vilo y sin trabajo, vive un joven mapuche de la comunidad de Temucuicui, Daniel Alveal, quien tras ser acusado de robo fue obligado -según dijo- a "servir de informante y revelar nombres de los autores de un atentado incendiario ocurrido el 19 de noviembre de 2002", al interior del fundo Montenegro y que arrasó con la casa patronal y dos galpones, de propiedad del agricultor René Urban.

Según el comunero todo se inició el pasado 5 de septiembre, cuando personal de Carabineros, tras efectuar un control de rutina, detuvo su camioneta en un camino rural cercano a Ercilla. Tras revisar el móvil, los policías se percataron que el joven transportaba una oveja.

Los antecedentes fueron puestos a disposición del fiscal de Collipulli Félix Inostroza, quien ordenó retener la camioneta y dejar en libertad a su propietario y a las otras tres personas que lo acompañaban.

AUDIENCIA

Lo curioso del caso es que el joven fue acusado por el representante del Ministerio Público de hurto de hallazgo, sin embargo, jamás se realizó la correspondiente audiencia de control de la detención.

Pero esto no terminó ahí. El comunero aseguró que el fiscal lo chantajeó durante este tiempo, conminándolo a que si no le entregaba información del atentado, no le devolvería la camioneta.

"Este señor me extorsionó, me dijo que no me entregaría la camioneta hasta que yo le proporcionara información acerca de quiénes fueron los autores del atentado registrado en el fundo Montenegro. Todo este tiempo me insistió a que le diera nombres, direcciones de mapuches del sector involucrados en el hecho...Sinceramente no sé por qué el fiscal pensó que yo le podía ayudar en su investigación. Yo soy un hombre de trabajo, dedicado a mi familia, desconozco el caso y no sé lo qué ocurrió en ese fundo", advirtió con un dejo de impotencia el comunero, quien -producto de esta insólita situación- lleva más de un mes sin poder trabajar como fletero.

Por su parte, el fiscal Félix Inostroza desmintió las acusaciones en su contra y aclaró que dentro de los próximos presentará cargos contra el imputado y las otras personas que lo acompañaban el día que fue requisada la camioneta.

La pregunta que subyace en torno a este insólito caso es ¿por qué motivo ha permanecido retenida la camioneta por más de un mes?, sin que hasta ahora exista una acusación formal contra el imputado para iniciar la investigación que acredite el delito en cuestión.


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929