Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Año LXXXVIII - Nro. 31.491 Miércoles 16 de abril de 2003

 
 

Los "bosques brujos" que cuestan millones en La Araucanía

 
 
 
 

"Los eucaliptus tienen un crecimiento muy agresivo y en cinco años ya tendrían varios metros de altura. ¿Dónde están?". 
 

Este Diario conoció ayer, con lujo de detalles, uno de los casos -entre cientos- en el marco de estafas a la Corporación Nacional Forestal, a través del sistema de "plantaciones brujas", cuyos montos defraudados se presume multimillonarios.

En nuestra edición de ayer el diputado Jaime Quintana denunció lo ocurrido en el predio Cerro Negro, en Vilcún, mientras que el director regional de Conaf, ingeniero Alejandro Blamey, habló de la instrucción de sumarios para averiguar la verdad de lo allí acontecido.

Sin embargo, una fuente bien informada y bien provista de la correspondiente documentación aclaró que ese caso es sólo uno más entre muchísimos, y por cierto no es lo más importante de este cúmulo de irregularidades, de las cuales se ignora si determinados funcionarios de Conaf actuaron con dolo o simplemente sus procedimientos fueron "por completo irregulares" y su responsabilidad administrativa nula.

FORESTACION

"BRUJA"

El caso denunciado a este Diario dice relación con un predio camino a Colonia Mendoza en la comuna de Vilcún, donde su propietario presentó una proposición de manejo por 32 hectáreas, en dos planes distintos dentro del mismo fundo.

Efectivamente el consultor se encargó de plantar 23 hectáreas, correspondientes a uno de esos planes. Sin embargo, las otras 9 hectáreas jamás supieron de manejo forestal alguno, y mal pudo haber ocurrido porque están cubiertas con vegetación nativa y Conaf no podría aprobar tal gestión.

Sin embargo, sorprendente, el 9 de junio de 1999, tres altos funcionarios de la Conaf -todos en funciones hoy en Temuco- firmaron el informe técnico para una plantación inexistente. Vale decir, avalaron que en esas 9 hectáreas existía ya un nuevo bosque y que su porcentaje de "prendimiento" era el correcto. Pero... ¡allí no había nada!

Nuestro informante abunda en detalles: "Cualquiera puede ir al lugar y comprobar lo dicho. Los eucaliptus tienen un crecimiento muy agresivo y en cinco años ya tendrían varios metros de altura. ¿Dónde están?".

El documento en cuestión está en la dirección provincial de Conaf y lleva el número 294712. En virtud de él la Conaf autorizó el pago de la bonificación. El cheque por las 9 hectáreas presuntamente forestadas fue emitido el 20 de agosto de 1999, por la suma de $1.835.046.

El Diario Austral tiene en su poder los restantes antecedentes: nombre completo del propietario del predio, su Rut, y el nombre de la propiedad, en la comuna de Vilcún. Igualmente la identidad del consultor, que ha realizado otra indeterminada cantidad de maniobras similares.

¿QUE PASO?

Está claro que los funcionarios firmantes del informe técnico jamás fueron a terreno a comprobar la forestación de esas 9 hectáreas. 

Lo que queda en duda es el motivo: ¿fueron beneficiarios de la estafa?; ¿confiaron en la palabra del consultor en el sentido de que la forestación estaba hecha y bien hecha, y no viajaron a terreno, cometiendo una grave falta administrativa?; ¿fue uno solo al predio, quien naturalmente comprobó que no había tal forestación, y los restantes funcionarios se sumaron sin saberlo a un acto doloso?

La lógica indica que de ese dinero se beneficiaron, al menos, el propietario del fundo y el consultor, quedando en la sombra cual fue el verdadero papel cumplido por los funcionarios de Conaf: si hubo falta administrativa de uno, de dos o de los tres; o si hubo dolo de uno, de dos o de los tres.
 
 

HAY MAS
 
 

Este procedimiento, asegura el informante, se ha repetido cientos de veces en La Araucanía. ¿Cuánto dinero se ha estafado a Conaf y por tanto al Estado y a todos los chilenos? Incalculable mientras no se destape la olla de este nauseabundo cocimiento.

Sin embargo hay más.

En el afán de cobrar bonificaciones de cualquier forma, se ha estado falseando los informes referidos al tipo de suelo en que se va a plantar, presentando como de aptitud forestal algunos de aptitud agrícola, lo que constituye otro delito.
 

EL SISTEMA

El vasto plan de forestación iniciado en Chile hace ya muchos años tiene como objetivo recuperar suelos degradados. Por tal cosa gana el país, asimismo se beneficia el propietario, que tiene a futuro una fuente de riqueza. Gana también el consultor, que hace su negocio al cobrar la bonificación que entrega el Estado.

Esa es la filosofía del sistema y en líneas generales ha funcionado muy bien para comenzar a hablar de un "Chile, país forestal". No han faltado, claro, quienes han torcido la nariz a la ley y conseguido con ello suculentas e ilegales ganancias.


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929