LaNacionCl Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Jueves 28 de agosto de 2008

Por Victoria Uranga Harboe, directora de la cátedra Unesco-UDP Medios

OBSERVATORIO CIUDADANO

Conflicto chileno-mapuche

Tal vez porque en un cuarto gobierno democrático nuestras expectativas son altas. Una de ellas es que los derechos colectivos de los pueblos se construyan con todos los colores, ahí el azul mapuche es esencial.

No es sólo conflicto, hay también oportunidades en juego. Tampoco es un tema de los mapuches. Lo que está ocurriendo nos involucra a todos y es responsabilidad de todos. Lamentablemente, ya es parte del lado triste de nuestra historia y estas últimas semanas, una de sus dimensiones ha vuelto a las portadas. La violencia en la Araucanía evidencia nuestra incapacidad por generar un acuerdo que nos permita convivir en el respeto y la aceptación mutua. Apremios ilegítimos, allanamientos masivos, tortura, homicidio, quema de propiedades, nos enrostran ese pendiente.

También lo explicitan tres informes anuales presentados recientemente. El informe mundial de Amnistía Internacional expresó su preocupación por la fuerte represión desencadenada por el Estado contra los movimientos sociales, en especial contra los mapuches. El Comité de Ética Contra la Tortura dio cuenta de 55 casos de "prisión política", a la que han sido sometidos mapuches durante el actual Gobierno. El Informe del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales nuevamente este año dice que "el Estado de Chile exhibe extensos e intensos déficit en materia de reconocimiento, respeto y garantía de los derechos de sus pueblos originarios".

Pero estas constataciones se invisibilizan ante un discurso predominante replicado por la mayoría de nuestros medios de comunicación masivos. Ahí se acusa de terrorismo, sin hacer distinciones; se amenaza con mano dura, sin reconocer contextos y sin abordar los temas de fondo; se deja entrever un profundo miedo a las diferencias, tal vez por eso, las fuentes son siempre las mismas.

Internet, sin ser panacea de nada, permite que otras voces hagan eco. Ahí, por ejemplo, podemos acceder a las otras versiones de lo ocurrido en la llamada Comunidad Autónoma de Temu Cui Cui. Las comunidades de Huentelolén, Antiquina, Pascual Coña, Caupolicán, Nicolás Calbullanca, agrupadas en las comunidades mapuche en conflicto del Territorio Lleu Lleuche, fueron enfáticas en denunciar represión, montaje y abuso de poder. Pero no es fácil enterarse de esto, hay que ser activo al buscar. Tres posibles puntos de partida son la agencia de noticias mapuche (www.azkintuwe.org/), el observatorio (www.observatorio.cl/) y la Red Ciudadana Chile País Multicultural (www.chilepaismulticultural.cl/).

Esta última es uno de los organizadores del Encuentro por la diversidad y la convivencia intercultural / Trawün Itrofillke Che Ka Zugu Gütramgealu, que se realizará entre el 3 y el 5 de septiembre en Temuco. Según los organizadores, el objetivo es hacer un "trabajo colectivo entre los actores interesados en imaginar un nuevo proyecto de sociedad, considerando los actuales debates político-jurídicos sobre la materia". Para dialogar y debatir sobre interculturalidad en Chile, desde perspectivas que ayuden a comprender y mejorar las prácticas actuales se reunirán los más diversos actores sociales de Chile y otros cinco países de Latinoamérica.

Una oportunidad. Igual que los resultados de la encuesta Lapop 2008, que muestran una disminución en la aprobación a la democracia. Tal vez porque en un cuarto gobierno democrático nuestras expectativas son altas. Una de ellas es que los derechos colectivos de los pueblos se construyan con todos los colores, ahí el azul mapuche es esencial. Pero no es tarea de otros ni de otras, para lograrlo también necesitamos desarrollar una ciudadanía activa y articulada desde una perspectiva intercultural.