Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces | Buscar   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa帽as
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

1998-03-14 | Documentos de Trabajo | Mapuche

Jos茅 A. Mariman Denver, marzo de 1998.

Lumaco y el Movimiento Mapuche

As铆 como es universalmente aceptado que la necesidad es la madre de la ciencia, se puede argumentar que lo es tambi茅n de la acci贸n pol铆tica y reivindicativa. Con el espectro del hambre y la miseria a las espaldas, y cuando las palabras, las suplicas, la espera y los votos no dan resultados, los desesperados r谩pidamente entienden que hay que pasar a la acci贸n.




Si un extra帽o a la zona, chileno o extranjero, hubiera transitado por Lumaco el mes de diciembre, frente a las caravanas de camiones madereros custodiados por policias armados, el volar raso de helic贸pteros policiales, los allanamientos policiales a reducciones mapuche, las detenciones de campesinos mapuche, el control al libre transito entre Lumaco y Traiguen, f谩cilmente podr铆an haber asociado esas im谩genes con los mejores tiempos de la dictadura militar. Pero paradojalmente, esas im谩genes corresponden al Chile actual: al Chile democr谩tico .

Las im谩genes de un Lumaco ocupado policialmente, corresponden al nuevo modus vivendi establecido por el estado-naci贸n chileno (bajo el patrocinio del gobierno de la Concertaci贸n de Partidos por la Democracia, sus funcionarios y las fuerzas de la represi贸n) en un segmento del territorio mapuche. Por qu茅? Esa es la pregunta que origina este art铆culo.

Manu militari en el conflicto de tierras en Lumaco

La primera semana de diciembre 1997, era posible leer noticias como la que sigue en la prensa chilena. "La Corporaci贸n Chilena de la Madera... se sum贸 a la preocupaci贸n del gobierno y denunci贸 un verdadero 'estado de guerra' declarado por grupos ind铆genas..."[1]. A que se alude con la expresi贸n "estado de guerra?" El lunes 1 de diciembre, en el camino que une la comuna de Lumaco con la comuna de Traiguen, tres camiones de la empresa Forestal Bosques Arauco fueron quemados.

El fuego sobre los camiones de la Forestal Bosques Arauco, puso un epilogo moment谩neo a una situaci贸n de agitaci贸n y demanda mapuche, por restituci贸n de tierras expoliadas. Al mismo tiempo, las llamas que consumieron los camiones de la Forestal Bosques Arauco, generaron un nuevo escenario para la confrontaci贸n por restituci贸n de tierras expoliadas a la naci贸n mapuche. En ese nuevo escenario, por primera vez desde el fin de la dictadura, la desesperaci贸n mapuche estallo en violencia; mientras el gobierno de la Concertaci贸n por segunda vez en un a帽o (recordar el caso Ralco), tomaba partido del lado de los intereses de los empresarios chilenos.

El gobierno de la Concertaci贸n, de la mano de uno de sus hijos putativos (lease Intendente de la regi贸n mapuche Oscar Eltit), invocando la ley de Seguridad Interior del Estado --que faculta a su vez el uso de la ley Antiterrorista-- se querello contra campesinos mapuche de Lumaco como responsables del atentado[2]. Lo que sigui贸 a ese hecho fueron semanas de terror para las familias mapuche de Lumaco, y de alucinaci贸n militarista de los pol铆ticos (escasas excepciones), empresarios y policias chilenos.

Durante la primera quincena del mes de diciembre, se hizo habitual hablar de "presencia de miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR, y del Ej茅rcito Guerrillero Popular EGP..., en el asalto"[3]. De que "los analistas del Gobierno y la polic铆a monitoriaban las actividades de un nuevo grupo emergente en la esfera violentista nacional."[4]. De que "[t]enemos antecedentes de que hay una infiltraci贸n concreta de ex grupos subversivos y que el acto que se cometi贸 contra la empresa forestal fue claramente un acto 'terrorista'"[5].

Se mencion贸 la existencia de "un comando de ind铆genas subversivos infiltrados por extremistas del MIR y del Ej茅rcito Guerrillero del Pueblo"[6]. La paranoia llevo al Alcalde de Lumaco (militante de Renovaci贸n Nacional principal partido de derecha en Chile) a declarar que "[s]e ha visto personas extra帽as en la comuna, quienes aparecen despu茅s de las 21 horas y circulan en veh铆culos que tampoco son conocidos"[7]. Se dispuso, "el traslado hacia el lugar de funcionarios pertenecientes a la Direcci贸n de Inteligencia Policial (Dipocar) de Caut铆n [sin dejar de mencionar la ampliaci贸n del contingente policial] para apoyar las labores preventivas e investigar la posible ocurrencia de nuevas acciones de violencia"[8]. Se realizaron operativos tras la b煤squeda de los extremistas infiltrados en, "almenos 24 comunidades ind铆genas cercanas a Lumaco"[9]. En resumen, se hizo un circo de una situaci贸n que con las cabezas m谩s fr铆as pod铆a haber sido interpretada diferente.

Informe de la Comisi贸n Especial de Observadores

Efectivamente, muy diferente ha sido la lectura de la situaci贸n de Lumaco, realizada por otros actores de la sociedad chilena. Mientras el show montado por el gobierno, los empresarios madereros y la policia continuaba en desarrollo, la voz disidente de reconocidos personeros chilenos, contradec铆a el montaje oficial. Sobre la base de informaciones recopiladas en terreno y directamente con los involucrados, la "Comisi贸n Especial de Observadores de la Sociedad Civil para Conocer de los Hechos Ocurridos en las Comunidades Mapuche de Lumaco", conclu铆a:

...los hechos de Lumaco son la expresi贸n de un profundo problema que afecta a las comunidades ind铆genas, el que tiene por origen la situaci贸n de extrema pobreza, degradaci贸n ambiental y baja productividad de los suelos degradados que ellos [los mapuche] habitan[10].

Es sabido, desde varias d茅cadas a la fecha[11], que la provincia de Malleco en la cual se encuentra la comuna de Lumaco, es una de las m谩s erosionadas del pa铆s. Esto es m谩s grave a煤n para las reducciones mapuche de Lumaco, pues dadas las condiciones materiales de la subsistencia mapuche all铆 (propiedades extremadamente peque帽as de topograf铆a dif铆cil), la explotaci贸n intensiva de los suelos ha terminado profundizando la degradaci贸n de los mismos.

El proceso de degradaci贸n se explica, entre otras cosas, por el arreduccionamiento mapuche y la conversi贸n del mapuche en agricultor intensivo. En 1885 fueron entregadas 356 hect谩reas a Juan Ca帽uleo Pinoleo y otras 40 personas; as铆 como 180 hect谩reas en 1905 a Pedro Winka Pinoleo y otras 26 personas. En el primer caso, el promedio hect谩rea persona correspondi贸 a 8.9; y en el segundo a 6.9. Actualmente, y dado la natural expansi贸n demogr谩fica de los mapuche de Lumaco as铆 como la reubicaci贸n de poblaci贸n mapuche que perdi贸 sus tierras en otros procesos expoliatorios (reubicaci贸n en la reducci贸n Pichiloncoyan), el promedio de hect谩reas por persona ha decrecido a 3.5 en las reducciones mencionadas.

Como las tierras reduccionales correspondieron a estribaciones de la cordillera del Nawelbuta (cerros), ellas debieron ser taladas y limpiadas para habilitar campos de cultivo. La tala del bosque nativo se incremento seg煤n la necesidad de nuevos espacios para cultivo, as铆 como debido a la fundaci贸n de nuevas familias con necesidad de tierra y fuentes energ茅ticas (le帽a). Desde entonces y por casi un siglo la combinaci贸n de factores: uso constante e intensivo del recurso suelo para la producci贸n de alimentos y el lavado del suelo por las lluvias, ha terminado agotando a las mismas y haci茅ndolas improductivas. Al haber sido pr谩cticamente eliminada la vegetaci贸n natural, la retenci贸n de la capa org谩nica de esas tierras (suelo) se ha visto desfavorecida. Con ello, la agricultura de subsistencia y la crianza de animales menores han ido colapsando.

Como si el cuadro anterior no fuera ya suficiente, desde la d茅cada de los '70s los fundos alrededor de esas reducciones (cuando no los mismos mapuche durante la reforma agraria) han incorporado plantaciones masivas de pino, que han terminado secando los peque帽os arroyos. El pino, adem谩s, consume el agua subterr谩nea, por lo que las reducciones han quedado desprovistas de agua. Consecuentemente, en la actualidad las 3.5 hect谩reas en promedio por persona, no significan nada ni aportan mucho a la producci贸n de alimentos para una familia mapuche en Lumaco. Dado que la erosi贸n de los suelos ha sido catalogado como severa en esas reducciones mapuche, se estima que en promedio s贸lo 10% de las 3.5 hect谩reas por persona son 煤tiles de alguna forma. Las familias mapuche est谩n sobreviviendo en una situaci贸n dif铆cil y critica.

Acci贸n versus demagogia

As铆 como es universalmente aceptado que la necesidad es la madre de la ciencia, se puede argumentar que lo es tambi茅n de la acci贸n pol铆tica y reivindicativa. Con el espectro del hambre y la miseria a las espaldas, y cuando las palabras, las suplicas, la espera y los votos no dan resultados, los desesperados r谩pidamente entienden que hay que pasar a la acci贸n. Y la acci贸n ha tra铆do como consecuencia al mapuchemapu, no solo la quema de tres camiones, sino un consenso en los campesinos mapuche de que ya no es posible esperar m谩s.

Ni el despliegue policial en Lumaco, con su secuela de amedrentamiento y terror, ni las nuevas promesas de declarar 谩rea de desarrollo a Lumaco, han sido capaces de frenar los intentos de recuperaci贸n de tierras en los meses siguientes. Un movimiento campesino mapuche por la recuperaci贸n de las tierras ancestrales usurpadas, a comenzado a emerger de las cenizas de los camiones de la Forestal Bosques Arauco. Juan Carlos Reinao, uno de los l铆deres campesinos mapuche de Lumaco, despu茅s de su encarcelamiento y tortura por las fuerzas policiales --con la complicidad de las autoridades pol铆ticas chilenas-- resum铆a esta nueva voluntad reivindicativa como sigue:

Creo que nuestros antepasados han sufrido mucho m谩s, y mis padres por el hecho de vivir en un terreno reducido sufren y yo no quiero sufrir como sufren ellos, es por eso que pienso que es necesario luchar y que es la 煤nica forma de decir que somos aut贸nomos y que nos respeten de una vez por todas y por eso voy a seguir luchando[12].

En esta declaraci贸n testimonial, Juan Carlos Reinao sintetiza el drama que est谩n sufriendo las familias mapuche de Lumaco. Ese drama se resume en la idea de que no queda nada m谩s por hacer que no sea luchar. Al mismo tiempo, se trasluce la desesperaci贸n de no vislumbrar en el horizonte inmediato, cambios que pudieran mejorar la suerte de su grupo familiar y vecinos en su reducci贸n. Hasta la quema de los camiones de la empresa forestal, los mapuche de Lumaco hab铆an recurrido al organismo para asuntos ind铆gena del gobierno (CONADI), y dejado en sus manos la b煤squeda de una soluci贸n a su demanda de tierra (espec铆ficamente de los fundos en manos de las forestales). No obstante, por un plazo de 2 a帽os s贸lo han recibido por respuesta de parte de los funcionarios de la CONADI: "esperen".

Pero esperar es muy distinto cuando se esta detr谩s de un escritorio y recibiendo un sueldo del gobierno, que cuando no se tiene nada para echarle a la olla. Por lo dem谩s, los mapuche ya han esperado suficiente. Esperaron, y no precisamente con los brazos cruzados, la ca铆da de la dictadura (17 a帽os). Luego, esperaron los 4 a帽os del primer gobierno democr谩tico post-dictadura. Finalmente, han esperado 4 de los 6 a帽os del presente gobierno democr谩tico. En resumen, los mapuche han esperado 25 a帽os sin que su situaci贸n haya mejorada en absoluto (por el contrario esta a empeorado a limites extremos). En consecuencia, los campesinos mapuche tienen bastantes razones para decir Basta! "O es que quieren que los mapuche se mueran de hambre y de sed"[13].

De otra parte, los funcionarios --chilenos o ind铆genas-- de la CONADI no
pueden hacer otra cosa, m谩s que pedir "paciencia" y "esperar". Con un presupuesto aparentemente voluptuoso de 5.150.000.000 de pesos (equivalentes a 11.419.068 d贸lares), deben dar soluci贸n a 50 conflictos de usurpaci贸n-restituci贸n de tierra a los mapuche. S贸lo las 3.000 hect谩reas que constituyen el fundo Pidenco (donde se originaron los hechos que terminaron en la quema de los camiones), de ser posible comprarlas consumir铆a el 46% de ese presupuesto (a 800.000 pesos la hect谩rea --1.773 d贸lares-- como el mismo director de CONADI lo plantea[14], el valor del fundo resultar铆a en 2.400.000.000 de pesos o el equivalente a 5.321.529 d贸lares).

De acuerdo a estas cifras, resolver los conflictos usurpaci贸n-restituci贸n de tierra a los mapuche exclusivamente en Lumaco, es decir, traspasar 9.940 hect谩reas en disputa a manos mapuche[15], significar铆a gastar aproximadamente 7.952.000.000 pesos (17.631.929 d贸lares). Esto equivale a decir, gastar m谩s de lo que el presupuesto anual de CONADI materialmente permite. Ello involucrar铆a, por supuesto, dejar olvidado cualquier otro 铆tem, tal como programas dirigidos a otras minor铆as nacionales (Aymaras, rapanuies, kawaskar), becas a estudiantes ind铆genas, proyectos de desarrollo, y sueldos de funcionarios. Como se ve, es f谩cil percibir que ha ese ritmo, dar soluci贸n a los 50 conflictos por restituci贸n de tierras usurpadas a los mapuche en el mapuchemapu, podr铆a demorar d茅cadas.

Esta idea comienza a ser entendida por los campesinos mapuche. Ellos han comenzado a percibir que la pol铆tica ind铆gena de la Concertaci贸n es una farsa. Y peor a煤n, han comenzado a entender que esa pol铆tica s贸lo busca ofrecer peque帽os paliativos para mantener a la poblaci贸n mapuche quieta. La inactividad mapuche no s贸lo tiene consecuencia severas para los propios mapuche --que ya lucen los m谩s altos indices de enfermedades de la pobreza (mortalidad infantil, desnutrici贸n, tuberculosis, alcoholismo) as铆 como las m谩s bajas expectativas de vida seg煤n lo han expuesto los diputados Alejandro Navarro, Mario Acu帽a y Guido Guiraldi (quienes adem谩s han insinuado que en Chile se esta llevando a cabo un genocidio cultural y 茅tnico contra el pueblo mapuche[16]-- sino tambi茅n es altamente favorable y beneficiosas para el enriquecimiento de otros sectores sociales de la sociedad chilena.

Lumaco y la nueva religi贸n de los pol铆ticos chilenos: el libre mercado

"la apolog铆a que algunos hacen hoy en favor de la reforma agraria, no es m谩s que una velada forma de violencia y nos resistiremos a ella con toda nuestra fuerza y determinaci贸n, porque esa falacia destruye los ideales de paz, progreso y desarrollo que todos los agricultores y el pa铆s anhelan"[17].

Las palabras anteriores fueron pronunciadas por el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ricardo Arizt铆a, en el contexto de la crisis por restituci贸n de tierras usurpadas a los mapuche. La SNA es una reconocida agrupaci贸n pol铆tico-gremial de los latifundistas chilenos, y ella jugo un rol importante en el derrocamiento del gobierno del Presidente Salvador Allende al inicio de la d茅cada de los '70s. Ella estuvo involucrada por lo dem谩s, en la represi贸n contra los campesinos chilenos y mapuche que apoyaron la reforma agraria en Chile. La contrarreforma agraria durante la dictadura militar signific贸 el secuestro, tortura, desaparici贸n y muerte de alrededor de 300 mapuche en el mapuchemapu (informe Reting).

La "paz" que la SNA defiende y promueve, no s贸lo significa el status quo en cuanto comprar tierras para reasignar a los mapuche (que como he dicho anteriormente dado el presupuesto de la CONADI es s贸lo un paliativo), sino adem谩s estimular pol铆ticas que hagan desaparecer definitivamente la peque帽a propiedad ind铆gena. El senador Hern谩n Larra铆n de la Uni贸n Dem贸crata Independiente (agrupaci贸n de derecha altamente solidaria de la obra de la dictadura militar) ha propuesto recientemente en el mapuchemapu, un proceso inverso a la reforma agraria, "reconstruyendo unidades de tierra para llegar a 100 o 500 hect谩reas que aumenten su rentabilidad"[18].

Teodoro Rivera, diputado de Renovaci贸n Nacional en el mapuchemapu, ha argumentado en contra de la idea de comprar tierras para reasignarlas a los mapuche, diciendo que es una pol铆tica err贸nea que incentiva las demandas mapuche. Seg煤n esta opini贸n, al comprar tierra para reasignarlas a los mapuche, se segrega a los mapuche impidi茅ndoles su integraci贸n en la sociedad nacional (sociedad chilena). Las acciones de recuperaci贸n de tierras usurpadas que se encuentran realizando las reducciones mapuche de Lumaco, han sido calificadas por Teodoro Rivera de, "una cr铆tica al sistema econ贸mico personalizado en las forestales, como tambi茅n una negaci贸n al Estado de Derecho que se vive en el pa铆s"[19].

En las opiniones anteriores radica la clave de lo que esta en juego en Lumaco. En el substrato del conflicto por restituci贸n de tierras usurpadas en Lumaco, se vislumbra la nueva ideolog铆a que reverencian los pol铆ticos chilenos: "el libre mercado". Por desgracia, no s贸lo para los mapuche sino tambi茅n de la gran mayor铆a de los chilenos, esa ideolog铆a es compartida tanto por la derecha --ex-partidaria y hereda de la obra de los militares-- como por los nuevos gobernantes. La diferencia es de matiz, pues mientras la derecha plantea liquidar la propiedad mapuche e integrar a los mapuche en el sistema econ贸mico nacional (lease obra de mano barata para la propiedad que promueven o en las ciudades), la Concertaci贸n promueve el progreso, crecimiento y desarrollo econ贸mico con equidad. Esta formula concertacionista, no es sino la expresi贸n de una contradicci贸n que cruza al conglomerado pol铆tico que capitalizo en descontento antidictatorial y llego a ser gobierno. All铆, ideas humanista, ex-socialistas y hasta derechistas moderadas, disputan y negocian la pol铆tica p煤blica de la Concertaci贸n. No obstante, la inclinaci贸n hacia el libre mercado del gobierno es una adhesi贸n no escondida.

La ideolog铆a del libre mercado juega hoy en Chile, un rol determinante en el establecimiento de prioridades econ贸micas, as铆 como en la fijaci贸n de las pol铆ticas sociales. Como las prioridades econ贸micas est谩n orientadas al desarrollo de ciertos rubros en los cuales Chile tiene "ventajas comparativas" respecto a otros estados naciones (producci贸n de fruta, pesca, madera, cobre), el descuido sobre otros que no ofrecen esas ventajas comparativas (que podr铆an producir los mapuche comparativamente en forma ventajosa?) es evidente. El mercado laboral producto de esa ideolog铆a econ贸mica no se concibe para proveer trabajo a los chilenos, sino para beneficiar a una peque帽a minor铆a con capacidad de producir y exportar a mercados exteriores (que para producir y exportar a bajos costos necesita mano de obra barata).

Las exclusi贸n social es parte importante de la ideolog铆a econ贸mica de libre mercado. Por ello resulta una farsa la proposici贸n Larra铆n-Rivera en cuanto a integrar a los mapuche a la sociedad nacional (sociedad de libre mercado nacional) despoj谩ndolos definitivamente de sus tierras. Si se trata de que sus tierra pasen a formar parte del latifundio en el mapuchemapu y que estas entren al negocio de la madera (sean cubiertas por plantaciones de Pino), el futuro mapuche no podr铆a ser promisorio. Dado que las plantaciones requieren escasa obra de mano, lo que se generar铆a en forma inmediata ser铆a un 茅xodo definitivo de mapuche a las principales ciudades de Chile. El mapuchemapu se vaciar铆a definitivamente de poblaci贸n mapuche, y no hay que pasar por alto que los mapuche son en la actualidad minor铆a en su propio territorio.

Ni el progreso ni el desarrollo llegar谩n a los mapuche v铆a libre mercado, porque progreso y desarrollo para los mapuche (y para toda la poblaci贸n chilena) son simplemente incompatible con la l贸gica del libre mercado. Para el libre mercado la mejor sociedad es aquella que permite a cada uno perseguir sus propios intereses privados, y alcanzar las mayores gratificaciones posible. Todo ello con la m铆nima intervenci贸n del Estado. Si en el camino a consumar los intereses privados y obtener gratificaciones s贸lo unos pocos alcanzan el 茅xito, mientras la mayor铆a vive las penas del infierno, no hay problema! Para el libre mercado as铆 es la vida![20]

Conflicto entre particulares o conflicto nacional

Finalmente, y para cerrar este art铆culo originado en la situaci贸n que hoy vive el pueblo mapuche en Lumaco, quisiera agregar dos comentarios. El primero tiene que ver con la percepci贸n de que el conflicto de Lumaco es un conflicto entre particulares. La Comisi贸n Especial de Observadores de la Sociedad Civil contra argumentando el involucramiento del gobierno en la represi贸n contra los mapuche de Lumaco (querella invocando la ley de Seguridad Interior del Estado) dijo: "...la aplicaci贸n de la Ley de Seguridad Interior del Estado no resulta adecuada, puesto que los hechos ocurridos nunca han puesto en peligro la seguridad del Estado. Se trata de un conflicto entre particulares...[21] Meses despu茅s, el gobierno ha hecho suyo el argumento, y lo ha usado en sus reuniones con representativos de las forestales y de la policia (a煤n cuando amenaza permanentemente a los mapuche con hacer respetar el "estado de derecho").

Esta tesis promueve aceptar que la justicia chilena puede resolver el conflicto, fallando a favor de una de las partes con el acatamiento de la otra. No obstante, la situaci贸n no ofrece garant铆as a los mapuche, ya que la justicia chilena no es garant铆a de fallos imparciales. La historia reciente de Chile, con acciones criminales de parte de los militares dejadas en la impunidad por la justicia chilena, argumentan en contra de la justicia chilena como garante en materia de justicia. Por lo dem谩s, la justicia chilena tiene a sus espaldas un tristemente celebre record de fallos en contra de los mapuche y a favor de los usurpadores de tierra. El conflicto por restituci贸n de tierras y restituci贸n de derechos pol铆ticos a la poblaci贸n mapuche, debe hacerse con la participaci贸n del Estado. Ha sido el Estado chileno quien creo el problema actual en Lumaco y en el resto del mapuchemapu, consecuentemente el Estado chileno debe ser parte en la b煤squeda de soluciones.

Las premisas con que algunos l铆deres mapuche han encausado la demanda por restituci贸n de tierras usurpadas, parecen entonces altamente pertinentes. En atenci贸n a los antecedentes del conflicto en Lumaco es imposible soslayar lo siguiente: Primero, que todos los terrenos en disputa en el mapuchemapu son parte del territorio mapuche expoliado por el estado-naci贸n chileno a los mapuche entre 1862 y 1883. Segundo, que las tierras en cuesti贸n (fundo Pidenco de 3.000 hect谩reas) pertenecieron al longko Winka Pinolevi (hijo de Ambrosio Pinolevi o Ambrosio Kolipi que a su vez fuera hermano del m谩ximo longko wenteche: Lorenzo Kolipi) y fueron usurpadas por el estado-naci贸n chileno entre 1868 y 1874. Tercero, que cuando el estado-naci贸n chileno corri贸 la linea de fuertes desde el r铆o Malleco hasta el r铆o Lumaco y Traiguen (1868 y 1874), dicha porci贸n del territorio mapuche fue apropiada ante si por el estado-naci贸n chileno, y consecuentemente medida y vendida a colonos chilenos y extranjeros. Cuarto, que una vez concluida la operaci贸n de expoliaci贸n, y con el antecedente de haber entregado las mejores tierras a los colonos, en 1885 y 1905 fueron entregadas tierras en reducci贸n a Juan Ca帽uleo Pinoleo y Pedro Winka.

En otras palabras, el Estado chileno es responsable de la operaci贸n usurpaci贸n y por tanto no se puede permitir que este se lave las manos respecto al problema en Lumaco (o en cualquier otra parte del mapuchemapu) o juegue un rol de arbitro en un supuesto conflicto entre particulares. El estado chileno fue el gran expoliador del territorio mapuche y por tanto es parte y causa causa de los problemas actuales.

Segundo, el "estado de derecho" al que frecuentemente hacen alusi贸n los pol铆ticos de derecha como de la Concertaci贸n, no es sino un chiste cruel. A este chiste cruel se alude para justificar el uso de la violencia y la represi贸n por el estado, contra quienes se atreven a levantar la voz y demandar atenci贸n del Estado. La democracia chilena esta lejos de ser democr谩tica y cre铆ble. As铆 parece que se desprende de la lectura de la alta abstenci贸n en las m谩s recientes votaciones. Pero m谩s a煤n, esa democracia no convence a nadie fuera de Chile, donde se ha seguido con estupor la noticia de que el ex dictador se ha convertido en senador vitalicio, sin que nadie le haya elegido para el cargo.

El "estado de derecho en Chile" es un bluff (invento) que los sostenedores de la dictadura han tratado de imponer y legitimar a toda costa en la poblaci贸n chilena. Fue la dictadura quien no s贸lo sepulto la democracia en Chile, sino adem谩s le impuso el libre mercado al pa铆s. Dictadura y libre mercado caminan de la mano en Chile. El autoritarismo y el libre mercado conforman un matrimonio que no cree realmente en la democracia, pero usa una fraseolog铆a aparentemente democr谩tica y respaldada en el "derecho" (derecho y justicia por lo dem谩s se encuentran divorciados en Chile) para disfrazar sus intenciones. Intenciones que no son otra que disfrutar de todas las ventajas posibles con costos para el resto de la poblaci贸n: entre ellos los mapuche. Por ello tiene raz贸n el se帽or Teodoro Rivera al suponer que los mapuche cuestionan a trav茅s de su enfrentamiento con las forestales al mercado libre. La lucha por la restituci贸n de tierras usurpadas a los mapuche en el pasado, es tambi茅n una lucha contra el mercado libre y el autoritarismo, esto es, es una lucha contra el individualismo y por la democracia-descentralismo.

Notas

* 01. Ang茅lica Venegas y Pilar Espinoza, "Gobierno Presento Requerimiento: Alarma en Sector Forestal por Atentados Ind铆genas". El Mercurio Diciembre 3, 1997.
* 02. El requerimiento piden sean citados a declarar Galvarino y Alfonso Reiman, de la reducci贸n Collinque de Lumaco.
* 03. "Del Ej茅rcito Guerrillero Popular y del MIR: Investigan Acci贸n Extremista tras Ataques de Ind铆genas", El Mercurio Diciembre 4, 1997.
* 04. Ministro del Interior, Carlos Figueroa, citado en "Grupos que Act煤an en Lumaco Sumar铆an Fuerzas para Acciones en Cumbre Hemisf茅rica: Gobiernos y Policia Siguen Pasos a Violentistas," La Tercera Diciembre 5, 1997.
* 05. "Admiten Infiltraci贸n Subversiva entre Mapuches," La Epoca en Internet II, 590 Diciembre 6, 1997.
* 06. Gobierno Estudia Eventual Aplicaci贸n: Ley Antiterrorista para Ind铆genas Subversivos," El Mercurio Diciembre 6, 1997.
* 07. "Intensos Patrullajes en Zona Maderera," La Tercera en Internet Diciembre 7, 1997.
* 08. "Controlan a Quienes Entran o Salen de Lumaco," La Tercera en Internet Diciembre 8, 1997.
* 09. Realizan Operativos en comunidades Mapuches," La Epoca en Internet II, 592 Diciembre 8, 1997.
* 10. La Comisi贸n Especial de Observadores de la Sociedad Civil para Conocer de los Hechos Ocurridos en las Comunidades Mapuche de Lumaco, se constituyo a petici贸n de la Asociaci贸n de Comunidades Mapuche de Lumaco. Ella estuvo conformada por: el presidente del Colegio de Periodistas y de la Federaci贸n de Colegios Profesionales de Chile, Sen茅n Conejeros; el presidente del Instituto de Ecolog铆a Pol铆tica, Manuel Baquedano; El rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Jos茅 Bengoa; el abogado de Derechos humanos, Nelson Caucoto; la abogada y presidenta del Comit茅 de Derechos del Pueblo, Fabiola Letelier; el representante de la Central 煤nica de Trabajadores (CUT), Adri谩n Fuentes; El obispo y rector de la la Universidad Cat贸lica de Temuco, Monse帽or Jorge Hourton; la secretaria ejecutiva del Programa Chile Sustentable, Sara Larra铆n; la miembro del Conejo Acad茅mico de la Universidad de la Frontera de Temuco, Hilda Llanquinao; y el coordinador de la Red Nacional de Acci贸n Ecol贸gico (RENACE), Luis Mariano Rend煤n.
* 11. Ello constitu铆a un t贸pico importante en mis estudios de geomorfolog铆a a comienzos de los '80s.
* 12. "Testimonio de Juan Carlos Reinao durante su encarcelamiento en Temuco: Transcripci贸n de la grabaci贸n realizada por la Misi贸n europea, enero de 1998. P谩gina Mapuche 脩uke Mapu secci贸n noticias de prensa (http://linux.soc.uu.se/~jorge/Lumaco)
* 13. Frase de la se帽ora Irma de la comunidad de Pilinmapu y consignada en el articulo de Jos茅 Luis Delgado, "Escolta Policial para Camiones Madereros. La Tercera en Internet Diciembre 6, 1997.
* 14. Marcelo Jalil, "Domingo Nanuncura: 'Si hay Forestales y mapuche hay Conflicto'". La Tercera en Internet Diciembre 28, 1997.
* 15. (3.000 hect谩reas desde la Forestal Bosques Arauco a las reducciones Millalemu, Pichilonkoyan y Pililmapu; 3.000 hect谩reas desde la Forestal Mininco a la reducci贸n Re帽iko Grande; 440 hect谩reas desde Fundo Santa Ana a la reducci贸n Juan Maika; 800 hect谩reas desde la Forestal Mininco a la reducci贸n Pantano; 1.000 hect谩reas desde la Forestal Mininco --m谩s tierras del ex ministro de agricultura del primer gobierno de la Concertaci贸n Agust铆n Figueroa-- a la reducci贸n Temulemu; 800 hect谩reas desde la Forestal Mininco y de Agust铆n Figueroa a la reducci贸n Didaico; 400 hect谩reas de Sergio Pooely a la reducci贸n Andr茅s Calbu帽ir; y, 500 hect谩reas desde la Forestal Chile a la reducci贸n Collipulli).
* 16. "Lumaco: Gobierno no Retirar谩 Requerimiento". La Tercera en Internet Diciembre 23, 1997.
* 17. Lidia Fuentes, "Belisario Velasco: Vaticano Dio Espaldarazo a Pol铆tica Ind铆gena: El Ministro del Interior Subrogante aclar贸 Posici贸n del Gobierno Frente a Documento Sobre Distribuci贸n de Tierras". La Tercera en Internet Febrero 15, 1998.
* 18. Lidia Fuentes, art. cit.
* 19. "A Mapuches: Gobierno Advierte que Har谩 Acatar Estado de Derecho ". El Mercurio , Febrero 20, 1998.
* 20. Sobre libre mercado sugiero James B. Rule, Market and Social Pain". Dissent, winter 1998, pp 29 a 35.; y sobre democracia, "New Ideas for the Old Left", The Economist , V 346, 8051, January 17th-23rd, 1998, pp.29-30.
* 21. "informe de la Comisi贸n Especial de Observadores de la Sociedad Civil para Conocer de los Hechos Ocurridos en las Comunidades Mapuche de Lumaco". Santiago 23 de diciembre de 1987.

Por Mariman, J

 Campa帽as

2019-12-30

Ngullumapu 2019 octubre 29

Temuko: Derriban la estatua del conquistador de Chile, Pedro de Valdivia

Que se vuelva costumbre subvertir este orden colonial en la ciudad menos ciudad de Chile.
Lea más...

2019-12-30

Ngullumapu 2019 octubre 29

Collipulli: derriban el busto del genocida Cornelio Saavedra

En la plaza Diego Barros Arana, Comuna de la regi贸n de La Araucan铆a.
Lea más...

2019-12-30

Ngullumapu 2019 octubre 29

Concepci贸n destruyeron la estatua del invasor Pedro de Valdivia

Es puesta en los pies de la estatua del Toki mapuche Leftrar眉.
Lea más...

2020-02-02

Publicaci贸n sobre la cultura, sociedad y pol铆tica de los pueblos originarios.

El peri贸dico Pukara

El Peri贸dico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de an谩lisis, de informaci贸n e investigaci贸n que libran los pueblos ind铆genas contra el ocupante colonialista. El peri贸dico Pukara es una publicaci贸n mensual sobre la cultura, sociedad y pol铆tica de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2020-02-02

ONU Foro permanente de los pueblos indigenas

Lea más...

2020-05-08

Radio JGM, con la conducci贸n de Felix Queupul

Kalfu Folil Tai帽 Auki帽 - Ecos desde las ra铆ces Azules

Azul es el principio de la vida, el infinito y el agua. En el azul es donde firma la vida y donde est谩n nuestros ancestros, nos envuelve en Wallmapu y donde habita el Wanglen, y por eso el agua brilla con polvos de estrellas?. Esc煤chanos, haz clic aqu铆
Lea más...

2020-10-13

El 12 de octubre, Latinoam茅rica se viste de ind铆gena (con orgullo)

Son muchos los pa铆ses sudamericanos que han cambiado el nombre y el motivo de la festividad del conocido como D铆a de la Raza para olvidar la colonizaci贸n y conmemorar a los ca铆dos ind铆genas.
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.