Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa√ɬĪas
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

2016-09-25 | Indoamérica | Indoamericano

Congreso Nacional Indígena - Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Parte de guerra y de resistencia # 44

Como barrios, tribus, naciones y pueblos originarios que somos, miramos y hacemos palabra nuestra mirada, ahora como antes, desde el corazón colectivo que somos. Desde las geografías y calendarios de abajo, donde se dibujan los espejos de los que somos el Congreso Nacional Indígena con nuestras resistencias, rebeldías y autonomías; desde los confines y rumbos donde somos y entendemos el mundo los pueblos originarios, es decir, las geografías antiguas desde donde no dejamos de ver, entender y resistir a esa misma violenta guerra que los poderosos implementan en contra de todos y todas, quienes sufrimos y resistimos desde lo que somos con un rostro individual o colectivo, miramos y hacemos palabra nuestra el rostro de los 43 ausentes recorriendo los rincones de este país en busca de verdad y de justicia, el rostro que se dibuja con otros millones de rostros y que nos muestra en medio de la noche los rumbos sagrados, porque sagrados son el dolor y la esperanza. Ese rostro colectivo que se multiplica y mira las geografías de resistencia y rebeldía.




A los pueblos del mundo
A los medios de comunicación alternativos, libres, autónomos o como se llamen
A la Sexta Nacional e Internacional
Parte de guerra y de resistencia # 44
√ā¬ŅY los otros 43? √ā¬ŅY los que le siguen?


Sucede que este pa√ɬ≠s no es el mismo desde hace dos a√ɬĪos en que el mal gobierno cometi√ɬ≥ uno de sus peores cr√ɬ≠menes al desaparecer a 43 j√ɬ≥venes ind√ɬ≠genas estudiantes de la escuela normal rural Ra√ɬļl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero. Este hecho nos hizo darnos cuenta de la profunda oscuridad en la que nos encontramos, y agit√ɬ≥ el coraz√ɬ≥n y el esp√ɬ≠ritu individual y colectivo haciendo que se iluminara la noche con la rabia, con el dolor y con la esperanza que encarnan ahora los familiares y compa√ɬĪeros de los 43, y que brilla en el rostro de millones de personas en todas las geograf√ɬ≠as del M√ɬ©xico y del mundo de abajo, y de la sociedad civil internacional solidaria y consciente.
Como barrios, tribus, naciones y pueblos originarios que somos, miramos y hacemos palabra nuestra mirada, ahora como antes, desde el corazón colectivo que somos. Desde las geografías y calendarios de abajo, donde se dibujan los espejos de los que somos el Congreso Nacional Indígena con nuestras resistencias, rebeldías y autonomías; desde los confines y rumbos donde somos y entendemos el mundo los pueblos originarios, es decir, las geografías antiguas desde donde no dejamos de ver, entender y resistir a esa misma violenta guerra que los poderosos implementan en contra de todos y todas, quienes sufrimos y resistimos desde lo que somos con un rostro individual o colectivo, miramos y hacemos palabra nuestra el rostro de los 43 ausentes recorriendo los rincones de este país en busca de verdad y de justicia, el rostro que se dibuja con otros millones de rostros y que nos muestra en medio de la noche los rumbos sagrados, porque sagrados son el dolor y la esperanza. Ese rostro colectivo que se multiplica y mira las geografías de resistencia y rebeldía.

Desde las geografías de abajo
La desaparici√ɬ≥n de los 43 estudiantes de Ayotzinapa sigue en la impunidad, y buscar la verdad en medio de la pudrici√ɬ≥n del poder es esculcar en lo peor de este pa√ɬ≠s, en el cinismo y perversi√ɬ≥n de la clase pol√ɬ≠tica, que no s√ɬ≥lo sigue simulando buscar a los compa√ɬĪeros desaparecidos, sino que ante las crecientes evidencias que demuestran la culpabilidad del narco-estado terrorista, se premia a los responsables de mentir y tratar de deformar a√ɬļn m√ɬ°s la verdad ‒como es el cambio de Tom√ɬ°s Zer√ɬ≥n, responsable de sembrar supuestas pruebas de su mentira hist√ɬ≥rica en el basurero de Cocula, a la Secretar√ɬ≠a T√ɬ©cnica del Consejo Nacional de Seguridad‒ dando una vez m√ɬ°s cuenta de la naturaleza criminal del mal gobierno.
A la mentira, la simulaci√ɬ≥n y la impunidad, el mal gobierno suma los atropellos e injusticias contra quienes se han solidarizado y manifestado en apoyo a la lucha de los familiares y compa√ɬĪeros de los 43, como el joven Luis Fernando Sotelo Zambrano, solidario siempre con las luchas de los pueblos originarios √ʬĬďcomo las de Cher√ɬ°n, la tribu Yaqui, los ind√ɬ≠genas presos, las comunidades zapatistas-, a quien un juez ha condenado a 33 a√ɬĪos y 5 meses por el s√ɬ©xtuple delito de ser joven, ser estudiante, ser pobre, ser solidario, ser rebelde y ser consecuente.
Esto miramos cuando miramos hacia quien arriba es Poder: para quien asesina, encubre y miente, premios y protección; para quien se indigna y protesta contra la injusticia, golpes y cárcel.
-*-
Y cuando nos miramos:
En el sur, la lucha de los pueblos en defensa de sus territorios en contra de caciques y empresas, se disuelve con la lucha por la seguridad y la justicia en contra de las bandas de la delincuencia organizada, cuya √ɬ≠ntima relaci√ɬ≥n con toda la clase pol√ɬ≠tica es la √ɬļnica certeza que, como pueblo, tenemos hacia cualquier √ɬ≥rgano del estado.
La formaci√ɬ≥n de grupos de choque que act√ɬļan contra las movilizaciones permean los pueblos y el gobierno juega a generar conflictos que incendien los tejidos internos. Es decir, trata de hacer espejos de su guerra sembrando discordia en las comunidades y apostando a la destrucci√ɬ≥n en las fibras m√ɬ°s sensibles. Nada m√ɬ°s explosivo y peligroso para esta naci√ɬ≥n.
En el occidente, las luchas por la tierra, la seguridad y la justicia se dan en medio de la administraci√ɬ≥n de los c√ɬ°rteles de la droga, que el estado disfraza de combate a la delincuencia o de pol√ɬ≠ticas de desarrollo. En cambio, los pueblos que han resistido e incluso abatido la delincuencia mediante la organizaci√ɬ≥n desde abajo, deben luchar por los intentos permanentes de los malos gobiernos para lograr que el crimen organizado, y los partidos pol√ɬ≠ticos de su preferencia, se adue√ɬĪen nuevamente de los territorios mediante formas diversas.
La organizaci√ɬ≥n aut√ɬ≥noma de las comunidades, sus luchas irrenunciables por los lugares sagrados y tierras ancestrales no cesan. La defensa de nuestra madre no se negocia. Estamos atentos a la lucha de la comunidad Wix√ɬ°rika de Wauta- San Sebasti√ɬ°n Teponahuaxtl√ɬ°n por la recuperaci√ɬ≥n de cerca de 10 mil hect√ɬ°reas aleda√ɬĪas al poblado de Huajimic, Nayarit, donde, pese a demostrar su derecho en tribunales agrarios, las autoridades judiciales han sido omisas; y los malos gobiernos hacen de las falsas geograf√ɬ≠as oficiales que dividen los estados, un pretexto para incentivar el despojo a los pueblos originarios. Al pueblo Wix√ɬ°rika, en su rebeld√ɬ≠a y autonom√ɬ≠a le decimos: estamos con ustedes.
En el norte, donde persisten luchas por el reconocimiento de los territorios, las amenazas mineras, los despojos agrarios, el robo de recursos naturales y el sometimiento de las resistencias por narco paramilitares, los pueblos originarios siguen construyéndose a diario.
Los pueblos originarios de las tribus del norte, donde la naci√ɬ≥n Siux teje sus propias geograf√ɬ≠as que van m√ɬ°s all√ɬ° que las falsas geograf√ɬ≠as oficiales que los sit√ɬļan en otro pa√ɬ≠s ‒pero que para nosotros somos hijos de la misma madre‒, est√ɬ°n resistiendo a la invasi√ɬ≥n de sus tierras sagradas, cementerios y centros de oraci√ɬ≥n para la construcci√ɬ≥n de oleoductos por parte de la empresa Energy Transfer Partners, que pretende transportar por sus territorios el petr√ɬ≥leo obtenido mediante el fracking de la regi√ɬ≥n Bakken, en Dakota del Norte, lo que ha motivado la solidaridad y uni√ɬ≥n de los pueblos originarios del norte. A ellos les decimos que su rabia es la nuestra y como Congreso Nacional Ind√ɬ≠gena alzamos y alzaremos la voz junto con ustedes. Su digna lucha es nuestra tambi√ɬ©n.
En la pen√ɬ≠nsula, los pueblos mayas se resisten a desaparecer por decreto, defendiendo sus tierras del ataque de empresarios tur√ɬ≠sticos e inmobiliarios, donde la proliferaci√ɬ≥n de guardias blancas opera con impunidad para despojar a los pueblos, la invasi√ɬ≥n por la agroindustria transg√ɬ©nica amenaza la existencia de los pueblos mayas y la inmundicia de los magnates que se adue√ɬĪan de los territorios agrarios, vestigios culturales arqueol√ɬ≥gicos e incluso la identidad ind√ɬ≠gena, pretende convertir a un pueblo tan vivo como la extensi√ɬ≥n de su lengua, en fetiches comerciales. Los pueblos que luchan contra las altas tarifas de luz son perseguidos y criminalizados.
En el centro, los proyectos de infraestructura, autopistas, gaseoductos, acueductos, fraccionamientos, se est√ɬ°n imponiendo de forma violenta y los derechos humanos se ven cada vez m√ɬ°s difusos y lejanos en las leyes impuestas. La criminalizaci√ɬ≥n, cooptaci√ɬ≥n y divisi√ɬ≥n dibuja la estrategia de los grupos poderosos, cercanos todos de manera corrupta y obscena al criminal que cree gobernar este pa√ɬ≠s, Enrique Pe√ɬĪa Nieto.
En el oriente del país, la violencia, el fracking, las mineras, el tráfico de migrantes, la corrupción y demencia gubernamental son la corriente contra la lucha de los pueblos, en medio de regiones enteras tomadas por violentos grupos delincuenciales orquestados desde altos niveles de gobierno.

Desde el diálogo y la traición
Al igual como lo ha hecho el magisterio en lucha, los pueblos originarios hemos buscado di√ɬ°logos con el mal gobierno en nuestras demandas urgentes de respeto a los territorios, de presentaci√ɬ≥n de los desaparecidos, de liberaci√ɬ≥n de los presos, de justicia para los asesinados, de que salga la polic√ɬ≠a o los militares de nuestras tierras o de nuestras exigencias de seguridad y justicia, pero siempre el gobierno se niega hasta que detienen a nuestros voceros en todo el pa√ɬ≠s, el ej√ɬ©rcito dispara contra los ni√ɬĪos en Ostula, las m√ɬ°quinas destruyen las casas de quienes resisten en Xochicuautla, los federales disparan contra el pueblo digno que acompa√ɬĪa a los maestros en Nochixtl√ɬ°n. Los malos gobiernos hacen como que dialogan y simulan durante a√ɬĪos acuerdos con el pueblo Wix√ɬ°rika para lograr la restituci√ɬ≥n pac√ɬ≠fica de su territorio, mientras configuran un reordenamiento violento de la regi√ɬ≥n.
Y el gobierno platica como si no hubiera pasado nada y ofrece voluntad de ceder, siempre que ambas partes acuerden. El gobierno cede una parte de lo que acaba de destruir, libera a un preso, indemniza a la familia del asesinado, finge estar buscando a los desaparecidos. Y a cambio pide a los pueblos ceder su patrimonio colectivo, que es su dignidad, su organización autónoma y su territorio.
En varias geograf√ɬ≠as de nuestro pa√ɬ≠s estamos recurriendo a las consultas cuando decimos que no queremos sus minas, sus e√ɬ≥licos, sus transg√ɬ©nicos, sus presas y exigimos que deber√ɬ≠a preguntarse a los pueblos, pero el mal gobierno siempre responde fingiendo que √ʬĬúconsulta c√ɬ≥mo consultar si consulta o no la forma de la consulta√Ę¬Ä¬Ě (o algo as√ɬ≠), que est√ɬ° llena de simulaci√ɬ≥n, suplantaci√ɬ≥n de nuestra palabra, manipulaci√ɬ≥n y cooptaci√ɬ≥n de nuestra gente, de amenazas y represi√ɬ≥n. Y as√ɬ≠ hasta que dice que ya estuvo y que ya dijimos que s√ɬ≠ queremos sus proyectos de muerte, o que estamos divididos y debe atender a todas las posiciones.
Y mientras pretenden mantenernos quietos en su agenda mentirosa y las ongs √ʬĬúexpertas√Ę¬Ä¬Ě en √ʬĬúconsultas√Ę¬Ä¬Ě engrosan sus bolsillos, avanzan m√ɬ°s r√ɬ°pido para concretar ‒antes de siquiera empezar la supuesta consulta‒ el robo del agua del r√ɬ≠o yaqui, que las mineras y sus desechos destruyan Wirikuta, que los e√ɬ≥licos invadan todo el Istmo y que los transg√ɬ©nicos se impongan en la Riviera Maya.
Los rumbos del mundo son nuestras geograf√ɬ≠as y en ellos nos encontramos y reconocemos, porque sabemos que la lucha no es de hoy ni para hoy, no luchamos por poder ni folclor que ofrecen campa√ɬĪas mentirosas, sino por tejer y retejer lo que somos, fuimos y seremos como pueblos originarios.
Los rostros de los 43 ausentes y la tenacidad de sus familiares y compa√ɬĪeros, son los otros 43 partes de guerra y resistencia. A ellas y ellos se suman los dolores, las rabias, las resistencias de los pueblos originarios y las rebeld√ɬ≠as de millones en todo M√ɬ©xico y el mundo.
Y le siguen los partes de guerra y resistencia de lo otro perseguido y estigmatizado, de las mujeres violentadas, desaparecidas y asesinadas, de la infancia convertida en mercancía, de la juventud criminalizada, del trabajo explotado, de la rebeldía perseguida, de la naturaleza mancillada, de la humanidad adolorida.
Con toda esa humanidad, con esta tierra que somos, hoy reiteramos que la verdad y la justicia son una demanda irrenunciable y que el castigo a los culpables, a todos los culpables, nacerá de la lucha de abajo, donde, ahora más que nunca y como pueblos originarios del Congreso Nacional Indígena, sabemos que no cabe rendirse, ni venderse, ni claudicar.

√ā¬°Verdad y Justicia para Ayotzinapa!
√ā¬°Libertad para Luis Fernando Sotelo Zambrano!
√ā¬°Libertad a tod@s l@s pres@s pol√ɬ≠tic@s!

Por la reconstitución integral de nuestros pueblos
Nunca Más Un México Sin Nosotros.

Congreso Nacional Indígena - Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
México, septiembre del 2016.


Fuente: Centro de Documentación Mapuche, Ñuke Mapu

 Campa√Īas

2025-02-02

Publicación sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios.

El periódico Pukara

El Periódico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de análisis, de información e investigación que libran los pueblos indígenas contra el ocupante colonialista. El periódico Pukara es una publicación mensual sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2026-06-15

√ɬĎuke Mapu

Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche √ɬĎuke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art√ɬ≠culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m√ɬ°s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.