Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces | Buscar   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa√Īas
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

2014-03-07 | Antecedentes | Chileno

Marzo es feminista, de Clase, radical y autónomo

El feminismo no deber√≠a buscar unirse al E$tado y no tendr√≠a porqu√© mimetizarse con la Rep√ļblica o el Liberalismo. O con ambos, que actualmente hacen un muy buen matrimonio. Por otra parte, al feminismo no lo inventaron Ni el movimiento del G√©nero, ni la Academia ni movimientos de la Diversidad Sexual. M√°s bien el feminismo les pari√≥ a ellos.


El feminismo naci√≥ aut√≥nomo porque es el empe√Īo de las mujeres de rebelarse a la Dominaci√≥n y reconocerse como un sujeto independiente en vez de objeto de otros. El feminismo no aceptar√≠a jam√°s que hombres hablaran por √©l. Y no se trata de biolog√≠a, anatom√≠a, hormonas, si no de una vivencia particular hist√≥rica y material. (Las ideas del feminismo pueden ser de todos, la vivencia feminista, no).

Marzo es feminista. Memoria de opresiones, de resistencias, de rebeld√≠as, de luchas. Una memoria negada por los intereses pol√≠ticos de la Historia del Hombre y ser√≠a ¬Ėes- vergonzoso -entre la mezquindad y la ignorancia - que nosotras mismas nos omitamos (en general y unas a otras).

Todas trabajamos
Marzo es de las mujeres trabajadoras y todas trabajamos, no sólo las asalariadas o las que reciben monedas por lo que sea que hagan para parar la olla.
Si hay un trabajo generalizado en esta Divisi√≥n Sexual del Trabajo dise√Īado por el Modo de Producci√≥n Dom√©stico, es el Trabajo de las Mujeres en la casa, en el barrio, en la Junta de Vecinos, en la Asociaci√≥n de ¬ďPadres y Apoderados¬Ē (a la que van m√°s que nada madres, hermanas, abuelas, t√≠as¬Ö), en el Partido Pol√≠tico, en la Organizaci√≥n social, en el Centro Cultural, en la Comunidad, en la Okupa, y entre otros espacios, en todas las causas ¬ďsolidarias¬Ē habidas y por haber (damas de rojo, verde, azul y todo el arco√≠ris).

El trabajo de las mujeres reproduce la sociedad. Entrega las condiciones para el funcionamiento social. Pero como es un trabajo segregado e invisibilizado, en v√≠speras del 8 de Marzo, van a hablar de ¬ďEl D√≠a de la Mujer Trabajadora¬Ē, entendiendo por √©sta a una supuesta Mujer tipo asalariada, solapando todo el trabajo sin paga desplegado por las mujeres en el mundo y deslizando ¬Ėsin decirlo- que este No es un d√≠a feminista.

Reproducción social material
Seg√ļn estudios -que siempre estiman menos de lo que es- en chile, en la Regi√≥n Metropolitana, el trabajo no pagado de las mujeres aporta 17 mil millones de d√≥lares a la econom√≠a. Eso es el 26 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).
Casi el 70 por ciento del trabajo NO Remunerado en chile, lo hacemos las mujeres. Entregamos 6,3 horas de trabajo impago al día, mientras los hombres entregan solamente 2,5 horas(1). Si hacemos una proyección básica de los tiempos de las mujeres y de los hombres -en la Región Metropolitana- a las mujeres nos quedan sólo cerca de 40 minutos para el ocio, la creación y la organización social y política, mientras que a los hombres les quedan 4 envidiables horas para lo que quieran(2).

Pero no es sólo en chile, diversos estudios sobre el trabajo de las mujeres en el mundo demuestran que si se contabilizara este trabajo invisible resultaría que cerca de 2/3 de la riqueza del mundo es creada por las mujeres(3)

As√≠ se desarrollan las fuerzas productivas del patriarcado capitalista: sobre la Divisi√≥n Sexual del Trabajo, sobre las mujeres, parecido a lo que expresaban con un dibujo de portada las costureras anarquistas chilenas en el peri√≥dico ¬ďLa Palanca¬Ē en 1908(4), mucho antes de que alg√ļn economista se ocupara de medir el trabajo No remunerado de las mujeres.

¬ďEmpoderamiento¬Ē NO ES feminismo
Marzo es Memoria de resistencia al Patriarcado y autonom√≠a. Y esto No es lo mismo que llegar al Poder, tener presidentas de la Rep√ļblica, subirse a los carros pol√≠ticos del momento y acceder al Mundo P√ļblico desde esa mirada que dice que hay dos √°mbitos estancados y carcelarios: el P√ļblico y el Privado.
El devenir humano es m√°s complejo, demos gracias a las diosas y a las feministas radicales que enunciaron lo √≠ntimo, lo personal y lo p√ļblico.

Las luchas feministas para muchas no han significado Llegar al Poder como sea, con quien sea, hacer lo que sea o aquella hipocres√≠a de ¬ďcambiar el sistema desde adentro¬Ē.
Lo que s√≠ hemos visto es que el sistema ¬ďdesde adentro¬Ē, puja por cooptar a las feministas. Y hemos contemplado que ¬ďadentro¬Ē pareciera producirse tremenda contradicci√≥n interna entre lo so√Īado y el realismo patriarcal.
Cuando el patriarcado nos deja entrar es para incluirnos en lo suyo y no para autodestruirse. ¡Qué imbécil sería el patriarcado si aceptara el feminismo!

Por eso para muchas feministas la lucha no es la b√ļsqueda de ser incluida, y menos de manera individual. Flora Trist√°n por ejemplo se neg√≥ a entrar a las organizaciones de los socialistas ut√≥picos cuando excepcionalmente la invitaron. Ellos no dejaban entrar mujeres.
Y No fue para congraciarse con los hombres, ni con los curas ni con los revolucionarios, que las costureras anarquistas de chile escribieron:

"Vosotros hombres de fe ¬Ņqu√© hab√©is hecho si no persuadirla (a la mujer) de lo irremediable de su servidumbre, hacerla adorar sus cadenas, nutrir sus almas con creencias destinadas a eternizar su cautiverio?
Y Vosotros revolucionarios, ocupados en hacer y deshacer constituciones ¬Ņc√≥mo no hab√©is pensado en que toda libertad ser√° un fantasma mientras viva en esclavitud la mitad del g√©nero humano?"(5).

Tampoco parece que las mujeres organizadas en los clubes de librepensadoras inspirados por la portorique√Īa-espa√Īola anticlerical Bel√©n de Z√°rraga buscaran acceder al Poder.

En 1906, Carmela Jeria, una obrera tip√≥grafa, editora de ¬ďLa Alborada¬Ē, revista anarquista, reclamaba a sus compa√Īeras dejarse llevar por la ambici√≥n y la vanidad que nos hacen instrumento de los hombres:

"No creo, ni me es posible creerlo, que la mujer pueda emanciparse de los ego√≠smos del hombre y de la avaricia del ¬ďpatr√≥n¬Ē, por m√°s que se instruya y se organice en sociedades de resistencia, si no procura cambiar sus propias costumbres. De lo contrario siempre ser√° un juguete del hombre y un instrumento del patr√≥n; los que explotan su ambici√≥n y su vanidad¬Ē.

Esta cita parece perfectamente aplicable a la ambici√≥n actual de ser incluidas por los hombres en sus instituciones como partidos pol√≠ticos, ministerios, gobiernos, ej√©rcitos o incluso en costumbres masculinas como acosar y hacerse parte de sus burlas y agresiones mis√≥ginas y machistas atribuy√©ndolo a una supuesta ¬ďigualdad de g√©nero¬Ē.

Ni voto ni patria ni propiedad privada
En octubre de 1922, en ¬ďVerba Roja¬Ē, tribuna anarquista en territorio chileno, una colaboradora, Aura, que no ten√≠a nada de republicana o ¬ďdem√≥crata¬Ē, escrib√≠a un art√≠culo llamado liberaci√≥n femenina:

¬ďPor fin: despu√©s de cientos de a√Īos de profundo sue√Īo, comienzan, las mujeres a tornar a la vida; que es lucha y es movimiento. La culpa de este tard√≠o despertar no ha sido nuestra, ya que de anta√Īo, la Iglesia por un lado y el Estado por otro, se han complacido en sumirnos cada d√≠a, en m√°s horrorosos prejuicios y mayor esclavitud; de tal manera, que la rutina, imped√≠a a la jeneralidad de la mujeres, a pensar siquiera, en una posible liberaci√≥n. En este movimiento, como ocurre en todas las cuestiones ideol√≥jicas, hay diversas tendencias. Algunas mujeres, jeneralmente las burguesas y "aburguesadas", pretenden obtener derecho a voz y a voto, en otros t√©rminos, desean que la mujer intervenga en lo que llaman "pol√≠tica" y junto con ello obtener un mejoramiento econ√≥mico, que les dar√≠a derechos a administrar libremente sus bienes.
Por otro lado el resto de las mujeres, deseamos tambi√©n mejoras pol√≠ticas, en el sentido a exijir se nos considere, como entidad integrante de un todo, que es la sociedad; tambi√©n deseamos mejoramiento econ√≥mico; pero no pretendemos que ese mejoramiento, quede encerrado dentro de una clase, ni dentro de las fronteras, sino que √©l se haga extensivo a todos los seres humanos que pueblan este planeta¬Ē(6).

Esto es sólo parte de la extensa memoria feminista de estos territorios.

Las herramientas del amo
A inicios del siglo 20, en Argentina las obreras anarquistas, en M√©xico las profesoras anarquistas, en Puerto Rico, Uruguay y varios pa√≠ses m√°s de Am√©rica Latina, Bel√©n de Z√°rraga, en Per√ļ Flora Trist√°n, subrayan el parecido de las mujeres con la clase obrera, explotadas tambi√©n. Flora dice: ¬ďLa mujeres son las proletarias de los proletarios¬Ē. Y Bel√©n expresa que las mujeres estamos atrofiadas por los consejos de los curas.

Las pr√°cticas y discursos De Clase, anticlericales, libertarias ¬Ėno liberales- en el feminismo latinoamericano y caribe√Īo han sido una constante. Se desarrollan, avanzan, se radicalizan. M√°s al Norte de Abya Yala, Audre Lorde, feminista de color ¬Ėafro-, lesbiana, poeta, de Harlem, lo deja claro:

"Las que estamos fuera del c√≠rculo de la definici√≥n que esta sociedad da, de mujeres aceptables; las que hemos sido forjadas en las encrucijadas de las diferencias -las que somos pobres, que somos lesbianas, que somos negras o que somos m√°s viejas -sabemos que la supervivencia no es una habilidad acad√©mica. Es aprender c√≥mo estar en pie sola, impopular y a veces vilipendiada, y c√≥mo hacer causa com√ļn con esa otra gente identificada como ajena a las estructuras, con el fin de definir y buscar un mundo en el que todas nosotras podamos prosperar. Es aprender c√≥mo coger nuestras diferencias y convertirlas en potencias. Porque las herramientas del amo no desmantelar√°n nunca la casa del amo. Nos permitir√°n ganarle provisionalmente a su propio juego, pero jam√°s nos permitir√°n provocar aut√©ntico cambio. Y este hecho s√≥lo resulta amenazador para esas mujeres que todav√≠a definen la casa del amo como su √ļnica fuente de apoyo¬Ē (7).

No es en la Academia, no es en el Gobierno, no es con leyes de Matrimonio igualitario, aborto ¬ďterap√©utico¬Ē o ¬ďviolencia Intrafamiliar¬Ē que se realiza el feminismo.
El feminismo es complejo porque surge de cuerpos complejos, cuerpos vivenciados de mujeres. Es una experiencia material histórica que no es universal:

"Estar juntas las mujeres no era suficiente, éramos distintas. Estar juntas las mujeres gay no era suficiente, éramos distintas. Estas juntas las mujeres negras no era suficiente, éramos distintas. Estar juntas las mujeres lesbianas negras no era suficiente, éramos distintas. Cada una de nosotras teníamos sus propias necesidades y sus objetivos y alianzas muy diversas. La supervivencia nos advertía a algunas de nosotras que no nos podíamos permitir definirnos a nosotras mismas fácilmente, ni tampoco encerrarnos en una definición estrecha..."(Audré Lorde)(8)

Dif√≠cilmente una c√°tedra universitaria pueda ense√Īar feminismo. Describirlo, hacer un recuento, relatar algunas de sus ideas, s√≠, pero... ¬Ņse puede ¬ďense√Īar¬Ē a ser negra, india, migrante, mestiza¬Ö?

El feminismo de Europa no fue pura Rep√ļblica
Las dificultades del Saber suelen estereotipar lo que hemos entendido por feminismo. Y en estos territorios a menudo se ha pintado el feminismo como un fen√≥meno ¬ďde afuera¬Ē, gringo, europeo, burgu√©s y blanco.

No es extra√Īo que los hombres de izquierda quieran hacerlo parecer as√≠ para frenar el feminismo en sus compa√Īeras y as√≠ conservar sus privilegios. Por otra parte, la ignorancia coopera, pero no es s√≥lo eso. Desde un cierto feminismo criollo, el feminismo se muestra, a menudo, como un t√≠pico relato sobre Derechos Humanos. Unos ¬ďDerechos Humanos¬Ē que conviven con la asimetr√≠a, la estratificaci√≥n y las jerarqu√≠as sociales-. Porque el relato de los ¬ďDerechos¬Ē pretende decirnos que somos iguales aunque sabemos ¬Ėporque vivenciamos la desigualdad- que no somos iguales. Es un relato que cuestiona el Poder en la Violencia contra las Mujeres, en el Colonialismo, en el Racismo, en el Clasismo, en la Homofobia, pero sin desmantelarlo, y ni siquiera develar la Dominaci√≥n. Es un relato ¬ďrelativo¬Ē que parece decirnos que es una l√°stima la pobreza, pero al fin y al cabo no importa ¬Ėtanto- porque todas y todos tenemos acceso a los DDHH.

Tambi√©n es cierto que el enfoque de ¬ďlos derechos¬Ē surge en Europa y se desarrolla a partir de los valores de la Revoluci√≥n Francesa, pero la memoria del feminismo europeo no es s√≥lo ¬ďCiudadan√≠a¬Ē. El feminismo en Europa tambi√©n parece haber sido vivenciado radicalmente, desde una mirada de clase, desde el anarquismo y el anticolonialismo...
En la Comuna de Par√≠s, Louise Michel, Elizabeth Dimitrief, Sophie Poirier, Andr√©e Leo, Beatriz Excoffon y otras feministas de la Comuna exigieron La abolici√≥n de la servidumbre sexual y de la prostituci√≥n, Econom√≠a de Intercambio y entre otras medidas, Distribuci√≥n del Trabajo de las Mujeres por las propias mujeres. No estaban ah√≠ para refundar un E$tado si no para desmantelarlo como dijo en Estados Unidos Audr√© Lorde 2 siglos m√°s tarde. Y no s√≥lo eso, Louise Michel, √ļnica comunera ¬Ėmujer- que fue exiliada luego de la derrota de la Comuna, en Kanaky -archipi√©lago de Nueva Caledonia- se uni√≥ a la lucha anticolonial de los kanakas contra el Estado franc√©s. Esto, mientras sus compa√Īeros, tambi√©n exiliados de la Comuna, a cambio de tierras y cargos pol√≠ticos, peleaban en contra de los kanakas y a favor del colonialismo(9).

Cada qui√©n elige y sabe muy bien qu√© y por qu√©. Aunque igualmente no deja de ser contradictorio que el feminismo que nace enfrentando la Dominaci√≥n para desmantelarla, tan a menudo en las √ļltimas d√©cadas, hable ¬ďinclusivo¬Ē, renovado, adecuado al sistema patriarcal.

Menos m√°rtires m√°s luchadoras
Con toda la furia feminista que nos merecen los asesinatos patronales, el 8 de Marzo es la conmemoración no sólo de muertes, si no de vidas, luchas, goce, creaciones, conciencia feminista y logros.

El sacrificio y el sufrimiento de las mujeres es algo de lo cual goza mucho el patriarcado -tambi√©n el de izquierda, el indigenista, el indianista y el cristiano-. Tiene que ver con la adoraci√≥n del alma y la guerra. El sufrimiento del cuerpo purifica el alma y en la guerra los vencidos reciben como premio de consuelo los honores que se les hacen a los h√©roes muertos. Pero las mujeres no tenemos honor y las feministas somos impuras¬Ö Hablar s√≥lo de las obreras calcinadas sin mencionar siquiera las luchas revolucionarias, las denuncias, las acciones, los debates feministas, no es ning√ļn halago. Casi como flores y chocolates. Tan ofensivo como ¬ďcelebrar¬Ē el 8 como si fuese el ¬ďd√≠a de la Madre¬Ē o el ¬ďd√≠a del Amor¬Ē.

La historiadora norteamericana Mari Jo Buhle en su obra "Women and American Socialism 1870-1920" estudi√≥ el incendio de la "Triangle Shirtwaist Company" que ocasion√≥ la muerte de un ciento de obreras que perecieron calcinadas pues no pudieron salir de la f√°brica porque el patr√≥n las ten√≠a bajo llave para que no robaran mercanc√≠as. La mayor√≠a eran j√≥venes inmigrantes entre los 17 y 24 a√Īos. Pero Buhle, la historiadora, parece haber descubierto adem√°s que este crimen patronal sucedi√≥ un 25 de marzo de 1911 y no un 8. Dos a√Īos y cuatro meses antes, a fines de Noviembre de 1908, en Nueva York hab√≠a comenzado una insurrecci√≥n de 20 mil mujeres, trabajadoras de la Confecci√≥n y tal vez muchas de las que murieron en 1911 hab√≠an estado en esa gran Huelga. Resistieron 13 semanas en las que hubo hambre, despidos y m√°s de 600 detenciones, pero ganaron algunas cosas: Aumento de salarios, reducci√≥n de la jornada laboral porque trabajaban m√°s de 12 horas, y derecho a sindicalizarse(10).

Seg√ļn el Grupo de estudiosas de san Francisco, el Womens History Group, el 8 de Marzo de 1909, las huelguistas hicieron una gran manifestaci√≥n para celebrar lo ganado y mostrar su fuerza. Entre los carteles que exhib√≠an, se demandaban mejores condiciones laborales, fin al trabajo infantil y derecho al voto femenino.
Al a√Īo siguiente, en 1910, los d√≠as 26 y 27 de agosto se celebr√≥ en Copenhague el Segundo Encuentro Internacional de Mujeres Socialistas y este evento estableci√≥ el 8 de marzo como d√≠a Internacional de la Mujer. Clara Zetkin y Kathy Duncker lo propusieron en representaci√≥n del Partido Socialdem√≥crata Alem√°n, mismo partido que 6 a√Īos m√°s tarde (en 1916) excluy√≥ a Clara Zetkin porque ella en 1914 junto a Rosa Luxemburgo form√≥ el grupo antiguerra, ¬ďSpartakus¬Ē, mientras su partido se hab√≠a unido a la burgues√≠a alemana pro guerra (Primera Guerra Mundial). La consigna del Spartakus fue ¬ďGuerra a la Guerra¬Ē, Clara fue encarcelada en 1915 y se le prohibi√≥ hablar en p√ļblico.

Volviendo al 8 de Marzo, no era tan inédito lo de un día en marzo para conmemorar a las mujeres. Las socialistas estadounidenses venían conmemorándolo desde 1908, pero para ellas el Womens Day tenía una finalidad reivindicativa por el derecho al voto, para Clara Zetkin y Kathy Duncker que también querían el derecho a voto, tuvo más que ver con luchas y movilizaciones de las obreras.

Voto o Revolución, poco cambió
Los feminismos han sido diversos, pero todos nacieron por el afán de autonomía de las mujeres y muchos eventos de la Historia del Hombre ha ido radicalizando a diversos feminismos. Porque la radicalidad no es una perfomance ni un dogma sino una consecuencia de los devenires históricos y políticos.

Diversos feminismos desde fines del siglo 18 persiguieron el derecho a sufragio ¬Ėo voto- y a la vez lucharon con ovarios por gobiernos revolucionarios, imaginando que el cambio del poder desde una clase social a otra, desde unos hombres burgueses a otros proletarios -compa√Īeros nuestros- traer√≠a liberaci√≥n a las mujeres y un cambio radical del sistema patriarcal. Pero nada de eso pasa a√ļn¬Ö Emma Goldmann, lo advirti√≥:

¬ďInnecesario ser√≠a decir que no me opongo al sufragio femenino; en el sentido convencional de la idea pura, deber√≠a ejercerlo. Ya que no veo por cu√°les razones f√≠sicas, psicol√≥gicas y morales la mujer no posee los mismos derechos del hombre. Mas esto no me ciega hasta llegar a la absurda noci√≥n que la mujer ha de llevar a cabo cosas en las que el hombre fracas√≥. Si ella no las har√° peor, tampoco las har√° mejor¬Ē¬Ö

¬ďLa historia puede ser muy bien una compilaci√≥n de mentiras; no obstante, algunas verdades contiene, y √©stas son la sola gu√≠a para el futuro. La historia de las luchas pol√≠ticas llevadas a cabo por el hombre nos demuestra que nada le benefici√≥ sin que le costara largos o graves quebrantos. En una palabra, cada pulgada de tierra conquistada, le vali√≥ un constante combate, una incesante brega para afianzar sus derechos, y no fue logrado esto mediante el sufragio. No hay, pues, raz√≥n para creer que la mujer, si quiere escalar las vallas de su propia emancipaci√≥n, deber√° ser ayudada por el voto pol√≠tico¬Ē...(11).

Son s√≥lo un par de p√°rrafos de todo lo que escribi√≥ Emma en 1910 o antes sobre el voto femenino, nuevo ¬ďfetiche¬Ē -como le llam√≥- del Capitalismo. Contempor√°nea a las sufragistas fue totalmente visionaria. Sobre la Revoluci√≥n Rusa y su ¬ďdictadura del proletariado¬Ē, en Berl√≠n, en el mes de abril de 1924, desilusionada escribi√≥:

¬ďAlg√ļn d√≠a comprender√°n seguramente los trabajadores la completa significaci√≥n de esa dictadura. Entonces comprender√°n que s√≥lo han sido t√≠teres en el teatro del comunismo y han contribuido por eso a poner en escena el drama ruso, aquel drama que ha enterrado la revoluci√≥n, paralizado el pensamiento y los actos de las masas y que ha creado un sistema de persecuciones pol√≠ticas como apenas hab√≠a visto antes el mundo. Entonces reconocer√°n que bajo la direcci√≥n del comunismo han restablecido el capitalismo¬Ē¬Ö(12)

La Marcha del Pan en Rusia, un 8 de Marzo
El feminismo no tiene una f√≥rmula √ļnica, ni deber√≠a tener dogmas. M√°s cercano a lo libertario, jam√°s ha negado la experiencia de clase social que une a hombres y mujeres en el Capitalismo y la necesidad de las revoluciones anticapitalistas. Muy por el contrario las ha llevado a cabo aunque m√°s tarde estas revoluciones no lo reconocieran ni desarrollaran postulados feministas m√°s que en el maquillaje.

11 a√Īos antes de la desilusi√≥n de Emma, en 1913, las rusas ya hab√≠an comenzado a conmemorar el 8 de marzo. Y debieron defenderlo ante sus compa√Īeros. Alexandra Kollontai, la revolucionaria rusa que 70 a√Īos m√°s tarde casi no era mencionada en la Historia Revolucionaria -que nos ense√Īaban en la Uni√≥n Sovi√©tica-, se encarg√≥ de explicarles porqu√© conmemorar un D√≠a de las Mujeres no era ¬ďda√Īino para la unidad del movimiento obrero¬Ē. Ella ironiza con el calificativo de ¬ďda√Īino¬Ē:¬ĒEsas cuestiones todav√≠a se oyen en Rusia, aunque ya no en el extranjero. La vida misma les ha dado una respuesta clara y elocuente a estas preguntas¬Ē. Para ella ¬ďel d√≠a de la mujer es un eslab√≥n en la larga y s√≥lida cadena de la mujer en el movimiento obrero. El ej√©rcito organizado de mujeres trabajadoras crece cada d√≠a. Hace veinte a√Īos las organizaciones obreras s√≥lo ten√≠a grupos dispersos de mujeres en las bases de los partidos obreros¬Ö Ahora los sindicatos ingleses tienen m√°s de 292.000 mujeres sindicadas¬Ö¬Ē(13)¬Ö

Tres a√Īos m√°s tarde de ese art√≠culo de Alexandra, vino la Revoluci√≥n Rusa en 1917, la que, justamente, desataron mujeres un 8 de marzo del calendario gregoriano occidental (23 de febrero del calendario juliano ruso). De manera espont√°nea, obreras de Viborg declararon la huelga y cientos de mujeres para apoyarlas llevaron a cabo una marcha que se llam√≥ ¬ď¬°Por el Pan!¬Ē (¬°Za jleb!). Gritaban consignas por la igualdad entre mujeres y hombres, ¬ď¬°Abajo el zar!¬Ē y ¬ď¬°Pan!¬Ē. Ellas subrayaban su vivencia de llegar sin pan a casa al final del d√≠a. Los hombres revolucionarios en cambio, pensaban que a√ļn no era el momento de salir a las calles. Pero ellas lo hicieron igual. A esta movilizaci√≥n se le llam√≥ ¬ďLa Revoluci√≥n de Febrero¬Ē.
As√≠ se gest√≥ la Revoluci√≥n Rusa que generalmente se recuerda en el mundo por la Toma del Palacio de Invierno en Octubre del mismo a√Īo, que es una gesta que se imagina netamente masculina.

Sobre La Revoluci√≥n de Febrero, Trotsky dice: ¬ď¬Ö la Revoluci√≥n de Febrero empez√≥ desde abajo, venciendo la resistencia de las propias organizaciones revolucionarias;¬Öde la parte m√°s oprimida y cohibida del proletariado: las obreras del ramo textil¬Ö¬Ē¬Ö¬ďManifestaciones de mujeres en que figuraban solamente obreras, se dirig√≠an a la Duma municipal pidiendo pan.¬Ē(14)

Las Naciones Unidas reconoci√≥ el d√≠a 8 de Marzo en 1975 y parece que hizo todo lo posible por no mencionar los sucesos de Rusia, que en los a√Īos 70 era socialista y una potencia mundial que amenazaba a Occidente.

Contra la Violencia Machista
Pero Marzo no s√≥lo ha sido lucha por la precariedad del trabajo o el hambre del pueblo. Cinco a√Īos antes de la gran marcha de Nueva York, en 1905, en Francia, Limoges, el empresario de porcelanas Haviland ten√≠a mujeres trabajando por bajos salarios y en p√©simas condiciones, sin embargo para esas obreras fue m√°s importante luchar contra el acoso sexual que sufr√≠an de parte de los capataces.

Michelle Perrot, historiadora, rescata este hecho (15). Dice que ¬ďlas obreras estaban expuestas a los avances de los capataces, m√°s todav√≠a que a los directores de las f√°bricas¬Ö¬Ē. Ellas lo hab√≠an denunciado al movimiento obrero y a la patronal. Lo que mov√≠a a esas mujeres no era la b√ļsqueda de una simb√≥lica igualdad, si no la experiencia material del machismo en sus cuerpos. El abuso sexual las sublev√≥.
Los abusadores ¬Ėcomo pasa actualmente tambi√©n- eran sus propios compa√Īeros de clase aprovech√°ndose del escaso poder que el patr√≥n les entregaba y us√°ndolo contra el estrato que viene directamente ¬ďbajo ellos¬Ē en la jerarqu√≠a patriarcal, las mujeres de su misma condici√≥n social.

Las obreras declararon la huelga el 28 de Marzo en Limoges y otros talleres de mujeres se plegaron. Veinte d√≠as m√°s tarde, el 17 de abril, no habiendo logrado que las insurrectas desistieran, la patronal envi√≥ soldados a disolver la huelga. El E$tado franc√©s dispar√≥ contra ellas, quedaron varias heridas y, al parecer, una asesinada llamada Camille Vardelle. Si Camille hubiese sido un hombre, de seguro habr√≠a cantatas y numerosos trozos de la Historia del Hombre la mencionar√≠an. Pero era mujer y hay un libro que no es un cl√°sico mundial -como ¬ďGerminal¬Ē de Zola por ejemplo- si no la novela Le Pain noir de Georges-Emmanuel Clancier(1975), que dio lugar a una telenovela en Europa. Y tambi√©n una antigua y muy poco conocida pel√≠cula ¬ďLa gr√®ve de Limoges¬Ē (¬ďLa huelga de Limoges¬Ē)(16).

Una huelga como esta, de tan clara resistencia a la violencia contra las mujeres poco sirve para ilustrar revoluciones masculinas, por esto probablemente no se mencionará en estos días.

Siglo 21: se profundiza el Intercambio de Mujeres
Unos tratan el 8 como un d√≠a comercial, otros como un d√≠a ¬Ēclasista¬Ē en el sentido marxista-leninista que invisibiliza que las mujeres somos una clase de seres apropiados por medio del Matrimonio, la Maternidad y la Familia, como instrumentos de reproducci√≥n y producci√≥n social. Lo que Colette Guillaumin, feminista materialista francesa llam√≥ Sexaje(17). Una clase que sostiene en promedio en el mundo, la mitad del Producto Interno Bruto de cualquier pa√≠s, pero que a la vez vive la realidad de tener entre sus filas al 70 por ciento de la gente m√°s pobre del mundo, que son mujeres.
Negocio redondo este del Patriarcado -que es sumamente material-: trabajamos m√°s, trabajamos gratis ¬ďpor amor¬Ē, ganamos menos o no ganamos nada, porque las m√°s pobres del mundo sobreviven con menos de un d√≥lar al d√≠a, pero igual trabajan, paren y cr√≠an guaguas para los ej√©rcitos de pobres y los ej√©rcitos de guerra.

Somos una clase compleja cruzada profundamente por clases sociales mixtas, opuestas, millones de etnias diversas, pueblos originarios perseguidos, saqueados, viviendo en territorios colonizados y tomados por los nuevos imperialismos, migraciones de la pobreza y desplazamientos de las guerras y guerrilas; otras viviendo en territorios que han construido su bienestar a costa de los pueblos invadidos. Somos mujeres con prácticas sexuales, deseos, estéticas y miradas éticas distintas, también lesbianas políticas. De diversas culturas, idiomas, costumbres. Todas sin embargo, en riesgo de muerte por el sólo hecho de ser mujeres. Y no es riesgo de muerte sólo en el matrimonio, la pareja, la familia, o en la prostitución, sino en masa, en la nueva esclavitud: el Tráfico de Personas.

El cuerpo vivenciado y sus experiencias materiales no se relativizan ni con los nuevos y brillantes lenguajes postmodernos. El Intercambio de Mujeres, que subray√≥ Levi Strauss, est√° m√°s vigente que nunca en el siglo 21. Las instituciones internacionales confiesan que hay 1 mill√≥n y medio de esclavas sexuales en el mundo y 28 millones de esclavos de trabajo forzoso, cuya mayor√≠a son mujeres, ni√Īas y ni√Īos.
Siddharth Kara, estadounidense de origen indio, entrevist√≥ a casi 300 personas en el mundo, mujeres v√≠ctimas de tr√°fico, familiares de v√≠ctimas, hombres que compraron mujeres y traficantes (18) y revel√≥ las razones por las cuales la Esclavitud Sexual, cuyo objeto son las mujeres, es m√°s rentable que el Tr√°fico de Drogas: La mujeres no se cultivan y una sola mujer se usa muchas veces... A una ni√Īa de 16 a√Īos ya la han violado cien hombres en ese negocio criminal.
Esto es apropiación de los cuerpos de las mujeres como instrumentos. Una manifestación cruda y evidente del mismo fenómeno, la Violencia Estructural Contra las Mujeres…

¡La mujer no es una perfomance! El Patriarcado no es sólo símbolos y lenguaje, es sobre todo crueldad material, concreta y práctica.
¬ŅQu√© liberaci√≥n nos trajeron la Rep√ļblica, los estados de Derecho, el voto femenino, las revoluciones socialistas?... Nuestras elecciones podr√≠an estar claras ante la aplastante realidad de las mujeres como clase y como individuas, pero no lo est√°n...

El patriarcado que es precapitalista, capitalista, socialista y postsocialista, es un sistema material de acumulación, asimétrico que jerarquiza, segrega y estratifica a los seres para apropiárselos y explotarlos. Primeramente a los animales, luego a las hembras humanas.

Las mujeres no somos un hecho s√≥lo simb√≥lico. No somos seres humanos que nos sentimos mujeres¬ÖNo. Cada ser humano puede sentirse lo que desee, es √©tico y justo que lo reivindique, lo act√ļe, lo vivencie. Pero las mujeres en el Patriarcado, independiente de lo que sintamos, somos seres material e hist√≥ricamente usados como cuerpos esclavizados, productores y reproductores. No disputamos feminidad ¬Ėal contrario-, pero s√≠ la vivenciamos individual y colectivamente.

As√≠, cualquier alianza pol√≠tica con movimientos antipatriarcales deber√≠a partir de la devoluci√≥n de la reproducci√≥n a las mujeres. Nada de ¬ďAborto Terap√©utico¬Ē u otra acomodaci√≥n; Despenalizaci√≥n del Aborto sin manipulaciones del E$tado; una nueva relaci√≥n social del trabajo, desarrollo feminista de las fuerzas productivas, reconocimiento expl√≠cito de la estatificaci√≥n, la jerarqu√≠a y la segregaci√≥n que dan origen a los privilegios masculinos para desmantelarlos con la renuncia¬Ö ¬°Y claro! Nada de dictaduras, tampoco del proletariado.

Memoria feminista, feministas autónomas wallmapu

Referencias
1. Estudio de Corporación Domos, SERNAM y Universidad Bolivariana (2008)
2. En una proyecci√≥n b√°sica de estas estad√≠sticas 8 horas de sue√Īo, 8 horas de trabajo con paga, 6,3 horas trabajo sin paga: a las mujeres nos quedan s√≥lo 1 hora 40 minutos para comer y adem√°s crear, descansar, participar en organizaciones, y a los 4 horas libres y una hora y media para comer. Lo dijimos en 2005 sin saber las estad√≠sticas criollas en el art√≠culo ¬ďNo voy a votar por Bachelet¬Ē. ALDUNATE MORALES, VICTORIA. ¬ďCuerpo de Mujer, Riesgo de Muerte. Ed. Sarri Sarri, Santiago 2012.
3. Causas fundamentales de la pobreza, la inequidad y la degradaci√≥n ecol√≥gica: necesidad de redise√Īar la creaci√≥n del dinero y la asignaci√≥n del cr√©dito, y de reestructurar los sistemas financieros. Julio de 2009. En: www.eclac.org/
mujer/noticias/paginas/5/36595/Henderson_espanol.pdf
4. Ver portada "LA PALANCA", Revista mensual. √ďrgano de la Asociaci√≥n de Costureras de Chile, 1¬ļ de Mayo de 1908.
5. LA PALANCA", Revista mensual. √ďrgano de la Asociaci√≥n de Costureras de Chile, 1¬ļ de Mayo de 1908.
6. PALOMERA, ADRIANA y PINTO, ALEJANDRA. ¬ďMujeres y prensa anarquista en Chile, 1879-1931¬Ē. Edici√≥n Esp√≠ritu Libertario, Santiago 2006.
7 y 8. LORDE, AUDRE. ¬ďLa Hermana, La Extranjera: Art√≠culos y Conferencias¬Ē, Ed. Horas y Horas, Madrid 2003.
9. MACLELLAN, NIC. ¬ďLouise Michel: ¬ďMujer socialista, luchadora incansable, enamorada de la vida¬Ē. Colecci√≥n ¬ďVidas Rebeldes¬Ē. Ediciones Ocean Sur. Melbourne, Australia. Marzo 2004. Tambi√©n Ver art√≠culo de 2008 en kaos en la Red Louise Michel: "Ahora el pueblo est√° encadenado para hacerle creer que es libre" (Victoria Aldunate) http://old.kaosenlared.net/noticia/louise-michel-ahora-pueblo-esta-encadenado-para-hacerle-creer-libre o en
http://www.generacion80.cl/noticias/columna_completa.php?varid=7582
10. √ĀLVAREZ GONZ√ĀLEZ, ANA ISABEL. ¬ďLos or√≠genes y la celebraci√≥n del D√≠a Internacional de la Mujer, 1910-1945¬Ē. KRK-Ediciones. Oviedo 1999.
11. Y 12. Marxists Internet Archive, enero de 2010. Publicado por vez primera En inglés en los EE.UU., en Anarchism and Other Essays (1910).
13. Marxists Internet Archive, mayo de 2002.
14. TROTSKY, LE√ďN. ¬ďHistoria de la Revoluci√≥n Rusa¬Ē. Ed. SARPE, Madrid 1985.
15. PERROT, MICHELE. ¬ďMi historia de las mujeres¬Ē. Fondo de Cultura
16. MEUSY, JEAN JACQUES en colaboraci√≥n con LOISEL, GEORGE y MILCOT, ANDR√Č. ¬ďCin√©mas de France, 1894-1918. Une histoire en images¬Ē. Fragmento de (P√°g 48 y 49). Ed. Arcadia Editions, Par√≠s 2009.
17. M√ČNDEZ, LOURDES. Antropolog√≠a feminista. Ed. S√≠ntesis. Madrid 2007 y CURIEL, OCHY/ FALQUET, JULES (Compiladoras). ¬ďEl Patriarcado al Desnudo. Tres feministas materialistas. Colette Guillaumin - Paola Tabet - Nicole Claude Mathieu. Ed. Brecha L√©sbica. Buenos Aires 2005.
18. SIDDARTH, KARA. ¬ďTr√°fico Sexual: El Negocio de la Esclavitud Moderna¬Ē. Alianza Editorial, Madrid 2010

Por Aldunate Morales V.

 Campa√Īas

2019-09-24

Coordinadora Willi Lafken Weichan

Encuentro en Quemchi Chiloé

S√©ptimo encuentro en Quemchi (Chilo√©): Coordinadora de Comunidades reafirma procesos por la defensa y reconstituci√≥n de territorios en la Willi Lafken Mapu. Voces de participantes, de La Revuelta de Chilo√© y Radio Minga, donde intervienen: Lonko Clementina Lepio, Lonko Christian Chiguay, Alex Mansilla, Enia Esparza Paillalebe, Ignacio Chiguay, Gianina Carozzi, H√©ctor White Millao, Tamara Vidal Caicheo, Pamela Zu√Īiga Ne√ļn y un resumen al final de intervenciones durante el encuentro realizado por comunicaciones de la Coordinadora Willi Lafken Weichan. Audio y Nota. Escuchar audio
Lea más...

2019-09-27

¬ŅOtro montaje judicial?

El caso de Alberto Curamil:

El Lonko enfrentar√° en mayo pr√≥ximo un juicio oral por participar en un asalto a la caja de compensaci√≥n "Los H√©roes" en la ciudad de Galvarino. Sin embargo, testigos desmienten que √©l y √Ālvaro Millal√©n, el otro detenido en el caso, hayan estado ese d√≠a en la localidad de la provincia de Caut√≠n, Regi√≥n de La Araucan√≠a.
Lea más...

2020-01-05

Software desarrollado para apoyar la ense√Īanza del Mapudungun

Aqu√≠ plasmamos voces de ni√Īos, de adultos y ancianos, voces de aves, de √°rboles y de vertientes, para seguir aprendiendo con dignidad y horizontalidad, conscientes de su origen y proyect√°ndose a dialogar con el mundo, pues las lenguas tienen que ocupar los espacios de la comunicaci√≥n y del aprendizaje.
Descarga Mapudungun Mew
Lea más...

2020-01-05

Basta de violencia

En Chile los gobiernos post dictadura militar, han aplicado la Ley antiterrorista N¬į 18.314, exclusivamente contra representantes y activistas mapuche. Esta normativa fue adoptada por la dictadura militar para atacar a sus enemigos internos, con el fin de vulnerar los derechos juridicos de los imputados. Esta norma ha sido objeto de cr√≠tica de parte de los √≥rganos de protecci√≥n de los Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos quien ha considerado su aplicaci√≥n con los Mapuche contrario a un Estado de Derecho.
Lea más...

2020-01-06

Progreso occidental

Lea más...

2020-01-14

¬ŅQu√© nos leg√≥ Occidente en su intento de globalizaci√≥n colonizadora?

La recargada colonialidad permanente en América Latina

La condici√≥n de colonialidad no s√≥lo configura en el colonizado la idealizaci√≥n ¬ďnatural¬Ē del color, sentir, hacer y pensar del colonizador, sino que instala dispositivos nefastos en las estructuras psicol√≥gicas m√°s profundas del primero que irremediablemente lo convierten en un ser creyente que diviniza al segundo. Por tanto, para √©l o la colonizada, las condiciones de subordinaci√≥n/despojo no s√≥lo son vistas como ¬ďrealidades normales¬Ē, sino que son asumidas con gratitud como una ¬ďbenevolencia¬Ē del colonizador. Quiz√°s por ello, no es com√ļn preguntarse sobre la benignidad del hist√≥rico legado colonial permanente que comenz√≥ hace 524 a√Īos, en Abya Yala.
Lea más...

2020-01-30

Historia, colonialismo y resistencia desde el país Mapuche

Ta i√Ī fijke xipa rakizuameluw√ľn.

Acceso libre al libro Ta i√Ī fijke xipa rakizuameluw√ľn: Historia, colonialismo y resistencia desde el pa√≠s Mapuche. Temuco: Ediciones Comunidad de Historia Mapuche, 2012. Descarga
Lea más...

2020-02-01

Centro de Documentaci√≥n Mapuche √Ďuke Mapu

Libros históricos para estudio, consulta sobre el pueblo Mapuche (descarga en formato PDF)

Libros históricos para estudio, consulta sobre el pueblo. Nota: Estos documentos pertenece al patrimonio cultural comun, por lo que puede ser utilizado y reproducidos libremente. Libros históricos para estudio, consulta sobre el pueblo Mapuche (descarga en formato PDF)
Lea más...

2020-02-02

Publicación sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios.

El periódico Pukara

El Periódico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de análisis, de información e investigación que libran los pueblos indígenas contra el ocupante colonialista. El periódico Pukara es una publicación mensual sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2020-02-02

La convocatoria se encuentra abierta todo el a√Īo.

Corpus revista de divulgación, análisis sobre la historia o etnografía de los pueblos originarios

Corpus es una revista de divulgación, análisis y crítica de fuentes inéditas o desconocidas sobre la historia o etnografía de los pueblos originarios y campesinos, y de discusión en torno a raza, etnicidad y otras formas de alteridad social y política en el continente americano.
La convocatoria se encuentra abierta todo el a√Īo para publicar, compartir y desclasificar los materiales o fuentes de informaci√≥n.
Lea más...

2020-02-02

Manual completo en formato PDF para consulta o descarga :

Manual para defender los derechos de los pueblos indígenas

El objetivo de este manual es contribuir, con un instrumento práctico, a la labor que realizan personas, pueblos indígenas y organizaciones dedicadas a proteger y gestionar a favor de los derechos de los pueblos indígenas.
Lea más...

2020-02-02

ONU Foro permanente de los pueblos indigenas

Lea más...

2020-02-03

La expansión de la cultura occidental y la subordinación de la mujer

La conmovedora historia de la mujer objeto occidental

El uso del cuerpo de la mujer en publicidad es violencia simb√≥lica, muy evidente y perceptible. La subordinaci√≥n sexual de la mujer en la promoci√≥n de ventas es un elemento clave en las campa√Īas de marketing que la exponen como mercanc√≠a, y objeto sexual. A la mujer occidental en los spots comerciales se le presenta sin cualidades y habilidades intelectuales y se le reduce en un objeto de satisfacci√≥n de necesidad biol√≥gica del hombre occidental. Mire el video:
Lea más...

2020-02-13

Programa Radial Mapuche

Wixage Anai espacio para la expresion Mapuce

Pe√Īi, lamgen es importante que usted pueda sumar su apoyo a esta labor de comunicaci√≥n que hace 21 a√Īos se realiza, asistiendo a los encuentros que convocamos u otras iniciativas. Correo electr√≥nico: wixageanai.radio@gmail.com Telefono: 92246211
escuchar aquí:
Lea más...

2020-02-25

Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO

Colecci√≥n Antolog√≠as del Pensamiento Social Latinoamericano y Caribe√Īo

Lea más...

2020-02-25

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)

El Correo de la UNESCO

Disponible en l√≠nea desde marzo de 2006, El Correo se adapta a las necesidades de sus lectores diseminados por el mundo entero: su publicaci√≥n electr√≥nica en formato PDF, en las seis lenguas oficiales de la Organizaci√≥n (√°rabe, chino, espa√Īol, franc√©s, ingl√©s y ruso), as√≠ como en esperanto y en portugu√©s, va acompa√Īada de una edici√≥n impresa con un n√ļmero de ejemplares reducido. Descarga los √ļltimos n√ļmeros -->
Lea más...

2020-02-26

Russell Means

Por qué no soy ni capitalista, ni marxista

¬ďLa √ļnica forma posible de comenzar un discurso de este tipo es afirmar que detesto escribir. El proceso en s√≠ mismo representa el concepto europeo de pensamiento ¬ďleg√≠timo¬Ē. Lo que est√° escrito tiene una importancia que se le niega a lo hablado. Mi cultura, la cultura Lakota, cuenta con una tradici√≥n oral, por lo que normalmente rechazo imposici√≥n de una abstracci√≥n sobre la relaci√≥n oral de un pueblo.la escritura. Es uno de los caminos del mundo blanco para la destrucci√≥n de las culturas de los pueblos no europeos, la
Lea más...

2020-10-13

El 12 de octubre, Latinoamérica se viste de indígena (con orgullo)

Son muchos los países sudamericanos que han cambiado el nombre y el motivo de la festividad del conocido como Día de la Raza para olvidar la colonización y conmemorar a los caídos indígenas.
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.