Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa√ɬĪas
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009


2012-03-02 | Antecedentes | Chileno

Aysén da el ejemplo

La regi√ɬ≥n de Ays√ɬ©n es especial de muchas maneras. Es Patagonia chilena, lo que ya le otorga un sello distintivo, en t√ɬ©rminos ambientales y socioculturales. Debido a su aislamiento geogr√ɬ°fico, Ays√ɬ©n, en los albores del siglo XX, es literalmente la √ɬļltima regi√ɬ≥n de nuestro pa√ɬ≠s en ser √ʬĬėpoblada√ʬĬô. Las dificultades de su colonizaci√ɬ≥n son leyenda.




La topografía, el clima, las distancias, la precaria conectividad, los suelos jóvenes, y finalmente la falta de apoyo sólido y con conocimiento de causa desde el centro del país, en su conjunto generaron condiciones que sólo una combinación de tesón, resiliencia mental y física, y suerte, le permitieron adaptarse y hacer patria a sus primeros habitantes.
Desafortunadamente, la pol√ɬ≠tica p√ɬļblica, a control remoto, y demostrando la ignorancia pasmosa de las autoridades y expertos de la √ɬ©poca, s√ɬ≥lo proyect√ɬ≥ en ella un te√ɬ≥rico potencial ganadero, sin duda siguiendo la impronta del implacable negocio lan√ɬ≠fero de los ingleses en Magallanes. As√ɬ≠, los magn√ɬ≠ficos, en gran medida √ɬļnicos, bosques patag√ɬ≥nicos, pasaron a ser una molestia. Seg√ɬļn las cifras oficiales √ʬĬėse quemaron√ʬĬô 1 mill√ɬ≥n de hect√ɬ°reas de bosques en Magallanes y 3 millones en Ays√ɬ©n. Algo absolutamente inconcebible hoy. √ā¬°C√ɬ≥mo ha lamentado el pa√ɬ≠s los incendios en Torres del Paine! Pero, en esos momentos poco ilustrados, los incendios, azuzados por los poderosos vientos patag√ɬ≥nicos, fueron pol√ɬ≠tica p√ɬļblica y condici√ɬ≥n para el asentamiento. Y despu√ɬ©s del fuego, el sobrepastoreo de los j√ɬ≥venes suelos, con miles de ovejas, en los amplios valles glaciales.
Mucho m√ɬ°s recientemente, en forma pionera, para un pa√ɬ≠s atascado desde la llegada de los espa√ɬĪoles en una fase √ʬĬėdestructiva√ʬĬô primaria, Ays√ɬ©n descubre que su futuro yace en su a√ɬļn extraordinario entorno, sus recursos naturales y atributos ambientales. Esto qued√ɬ≥ plasmado en su Estrategia de Desarrollo Regional 2000-2006, producto de un proceso social colectivo y transversal, que ya manifestaba que √ʬĬú√ʬĬ¶ Ays√ɬ©n aspira a ser una regi√ɬ≥n descentralizada, y a obtener una alta calidad de vida sustentada en un crecimiento econ√ɬ≥mico alto y equitativo, que se fundamenta en la conservaci√ɬ≥n de la calidad medioambiental y en la integraci√ɬ≥n del territorio√ʬĬĚ, se√ɬĪalando adem√ɬ°s el imperativo de fomentar el turismo, la actividad pesquera y silvoagropecuaria para el logro de un desarrollo social y ambientalmente sustentable.
Desde antes, y en forma complementaria, los ambientalistas y otros sectores que buscaban el buen florecer de la regi√ɬ≥n acu√ɬĪaban el visionario concepto √ʬĬúAys√ɬ©n Reserva de Vida√ʬĬĚ, que permiti√ɬ≥ confrontar con esta propuesta diversos proyectos concebidos desde Santiago y el extranjero para hacer negocios a costa de la regi√ɬ≥n, tal como el proyecto Alumysa de la empresa minera canadiense Noranda, con caracter√ɬ≠sticas ambientales delirantes, una suerte de dumping de impactos negativos sociales, econ√ɬ≥micos y ecol√ɬ≥gicos√ʬĬ¶ Hoy la propuesta se ve amenazada por proyectos descabellados como HidroAys√ɬ©n y R√ɬ≠o Cuervo, dando origen a un movimiento social catalizador, de envergadura nacional: √ʬĬúPatagonia Sin Represas√ʬĬĚ. Queda claro que Ays√ɬ©n, debido a su aislamiento, a la mezcla de abandono e incomprensi√ɬ≥n desde la capital, as√ɬ≠ como a su arraigado esp√ɬ≠ritu pionero, descubri√ɬ≥ que quiere un desarrollo aut√ɬ≥nomo, auto-gestionado, distinto del que tiene al borde del colapso socio-ambiental a muchas otras regiones.
Ampar√ɬ°ndose en la legislaci√ɬ≥n ultra-neoliberal promulgada durante la dictadura, que les da rienda suelta a corporaciones nacionales y trasnacionales para hacer y deshacer pr√ɬ°cticamente a su antojo, una √ʬĬė√ɬ©lite√ʬĬô le ha impuesto desde Santiago a todo el pa√ɬ≠s un modelo de desarrollo primario y neocolonial, basado en la depredaci√ɬ≥n y el abuso corporativo. Conciliadoramente podr√ɬ≠amos atribuirle las pol√ɬ≠ticas p√ɬļblicas err√ɬ≥neas del pasado a la ignorancia, pero a la luz de los conocimientos y la conciencia actual esto ya no vale. As√ɬ≠, muchos y muchas, desde Ays√ɬ©n y Magallanes, Atacama, Santiago y Valpara√ɬ≠so, Maule y Biob√ɬ≠o, R√ɬ≠os y Lagos decimos √ā¬°ya basta! Podemos discutir sobre el petitorio que ha presentado el movimiento social en Ays√ɬ©n, pero no cabe duda que la regi√ɬ≥n Patag√ɬ≥nica da el ejemplo de una b√ɬļsqueda e inquietud totalmente leg√ɬ≠tima, con la cual se identifican millones de chilenos y chilenas a lo largo y ancho de nuestro territorio.

Por Juan Pablo Orrego
Ecólogo. Presidente de Ecosistemas. Coordinador Internacional del Consejo de Defensa de la Patagonia.

Fuente: Diario Universidad de Chile

 Campa√Īas

2025-02-02

Publicación sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios.

El periódico Pukara

El Periódico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de análisis, de información e investigación que libran los pueblos indígenas contra el ocupante colonialista. El periódico Pukara es una publicación mensual sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2026-06-15

√ɬĎuke Mapu

Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche √ɬĎuke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art√ɬ≠culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m√ɬ°s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.