Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa√ɬĪas
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

2011-01-17 | Antecedentes | Mapuche

El caso de los Mapuche

Una cuestión de derecho en Chile

Ca√ɬĪete es una peque√ɬĪa ciudad de la regi√ɬ≥n del Bio-bio y de la Araucana en la que se abre 6 de diciembre de 2010 la primera audiencia reservada a la audici√ɬ≥n de los testigos protegidos en el marco del proceso iniciado el pasado 8 de noviembre contra 12 militantes o personas cercanas a la CAM 1 juzgadas por actos de √ʬĬúresistencia√Ę¬Ä¬Ě llevados a cabo entre 2005 y 2009 con el objetivo de recuperar sus tierras.




Las reivindicaciones de los mapuche

La treintena de militantes mapuche encarcelados en diferentes cárceles de Chile desde abril de 2009 piden:

- la liberación del conjunto de los presos políticos mapuche encarcelados en diferentes cárceles de Chile,
- el fin de la militarización de las zonas mapuche,
- la aplicación plena y total de sus derechos civiles y políticos,
- que se deje de recurrir a la llamada ley antiterrorista (ley 18.134) adoptada por la dictadura militar de Pinochet. Tras una larga huelga de hambre, el pasado mes de julio el gobierno anunció que no recurriría más a ella, lo que sigue sin cumplirse,
- que no se recurra a la justicia militar para juzgar a civiles (hay que recordar que este recurso a jurisdicciones militares está en contradicción con las reglamentaciones internacionales),
- el derecho fundamental a un proceso justo y equitativo ,
- la restitución de las tierras mapuche,
- el fin de las discriminaciones sociales y políticas de las que son víctimas los mapuche.

Las consecuencias de la desposesión de las tierras mapuche

Los mapuche han sido despose√ɬ≠dos de sus tierras desde principios del siglo XX. El ej√ɬ©rcito chileno comenz√ɬ≥ esta colonizaci√ɬ≥n que prosigui√ɬ≥ con la de las empresas forestales las cuales hoy ocupan casi √ɬ≠ntegramente el territorio mapuche, que en unos a√ɬĪos se ha visto reducido √ā¬°de 10.000.000 hect√ɬ°reas a 500.000!

A estas empresas forestales (que centran toda su producci√ɬ≥n en el eucalipto y el pino cuyo cultivo erosiona los suelos, las aguas y capas subterr√ɬ°neas, y favorece su contaminaci√ɬ≥n) se a√ɬĪaden la del salm√ɬ≥n y el desarrollo del proyecto de las centrales hidroel√ɬ©ctricas, incluido el de la construcci√ɬ≥n de un aeropuerto regional.

La destrucción generalizada del ecosistema perjudica a la sociedad mapuche tanto en el plano de su vida cotidiana como en el de las estrechas relaciones que mantienen con la cosmogonía y su entorno.

Sin dejar reivindicar el derecho que tienen sobre sus tierras, viven en una pobreza extrema y son v√ɬ≠ctimas de discriminaciones denunciadas por organizaciones e instituciones tanto nacionales como internacionales, entre ellas la Comisi√ɬ≥n de Derechos Humanos de la C√ɬ°mara de Diputados chilena. La √ɬļnica respuesta de los sucesivos gobiernos chilenos es criminalizar sus reivindicaciones y considerarlos terroristas.

Algunas referencias que competen al marco internacional

Asamblea General

Hay que recordar que ante la dominaci√ɬ≥n colonial y la violencia ejercida sobre los pueblos colonizados, entre ellos el pueblo mapuche, la Asamblea General de la ONU manifest√ɬ≥ su convicci√ɬ≥n de que √ʬĬú... el proceso de liberaci√ɬ≥n es irresistible e irreversible, y que, para evitar graves crisis, hay que poner fin al colonialismo y a todas las pr√ɬ°cticas de segregaci√ɬ≥n y de discriminaci√ɬ≥n 2 √ʬĬ¶√ʬĬĚ, lo que supone una conminaci√ɬ≥n que deben seguir todos Estados que mantienen a pueblos bajo dominio colonial.

Adem√ɬ°s, esta misma Asamblea no se priv√ɬ≥ de proclamar √ʬĬú el apasionado deseo de libertad de todos los pueblos dependientes y el decisivo papel de estos pueblos en su acceso a la independencia 3 √ʬĬĚ.

En lo que concierne al derecho internacional, el pueblo mapuche est√ɬ° en su derecho de reivindicar su derecho a disponer de s√ɬ≠ mismo y a disponer libremente de sus recursos naturales. Disponer de sus riquezas significa que no se puede despojar a ning√ɬļn pueblo de su entorno a beneficio de nadie. Aqu√ɬ≠ se trata, efectivamente, de la afirmaci√ɬ≥n de que el derecho al medio ambiente y a los que √ɬ©ste produce pertenece y debe pertenecer a los pueblos. Algo de lo que es excluido el pueblo mapuche .

*La Carta de las Naciones Unidas

No olvidemos que √ʬĬúNosotros, pueblos de las Naciones√Ę¬Ä¬Ě en la Carta 4 de las Naciones Unidas hemos pedido que se establezcan unas relaciones internacionales basadas esencialmente en la voluntad de √ʬĬú proclamar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de los derechos 5 √ʬĬĚ.

*Los dos Pactos Internacionales

Esta intención se traduce en la adopción simultánea 6 de dos Pactos relativos uno a los derechos civiles y políticos, y otro a los derechos económicos, sociales y culturales.

Estos dos Pactos tienen un art√ɬ≠culo com√ɬļn que hubiera debido comprometer la naturaleza y la forma de las relaciones internacionales si a los gobiernos o a las instituciones internacionales no los movieran los desaf√ɬ≠os del poder, de la dominaci√ɬ≥n y del beneficio. No s√ɬ≥lo en virtud de este art√ɬ≠culo com√ɬļn los pueblos pueden disponer libremente de s√ɬ≠ mismos, determinar su estatuto pol√ɬ≠tico y garantizar su desarrollo econ√ɬ≥mico, social y cultural 7 , sino que adem√ɬ°s pueden disponer libremente de sus riquezas y de sus recursos naturales, sin ser privados de sus propios medios de subsistencia 8 .

Si este Artículo 1 reafirma el derecho de todos los pueblos a disponer de sí mismos, obliga los Estados partes a facilitar la realización de este derecho y a respetarlo, porque el derecho de autodeterminación es una regla del derecho internacional legalmente reconocido, consagrado por la Carta de la ONU como el derecho de todo pueblo a sustraerse a la dominación colonial 9.

Este derecho 10 deber√ɬ≠a ser la garant√ɬ≠a de una sociedad plural y democr√ɬ°tica, seg√ɬļn la formulaci√ɬ≥n contenida en la reivindicaci√ɬ≥n a favor de nuevo orden econ√ɬ≥mico internacional de 1974 11 . No es el caso en lo que concierne al pueblo mapuche,.

Efectivamente, el gobierno chileno los discrimina, los criminaliza y los condena aunque el principio inalienable del derecho de los pueblos a disponer de s√ɬ≠ mismos (que forma parte del derecho consuetudinario) consagrado por la Carta de las Naciones Unidas y reafirmado por la Resoluci√ɬ≥n 2625 (XXV) de la Asamblea General 12 precisa que √ʬĬú todo Estado debe abstenerse de recurrir a cualquier medida de coerci√ɬ≥n que prive de su derecho a la autodeterminaci√ɬ≥n [√ʬĬ¶] a los pueblos [...] √ā¬Ľ.

* El derecho al desarrollo

La población mapuche a la que se niega la soberanía ve ignorado de facto su derecho al desarrollo. Este derecho al desarrollo, definido en la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo 13 , pone el acento en el desarrollo en tanto que derecho de los pueblos en primer lugar y del individuo en segundo. Con esta Declaración el derecho al desarrollo está en el centro de los derechos humanos y se interesa por la independencia entre los derechos económicos, sociales, políticos y culturales.

Si se considera el desarrollo un derecho de los pueblos, ya sea de los individuos o de las naciones, de ahí se sigue que los gobiernos tienen la obligación de apoyar las políticas que favorecen el desarrollo. Esta obligación implica que los derechos enunciados en la Declaración no pueden se alienados, amputados o suplantados. Este enfoque significa que teniendo en cuenta la interdependencia de los derechos humanos, el derecho al desarrollo necesita un progreso simultáneo hacia la realización de los diferentes derechos (derechos civiles y políticos, sociales, económicos y culturales). En esta perspectiva, el derecho al desarrollo sobreentiende que el progreso y las políticas establecidas hacia la realización de un derecho particular no se deben hacer en detrimento del compromiso hacia otras.

Esta concepci√ɬ≥n de la noci√ɬ≥n del desarrollo desde el punto de vista de los derechos de los pueblos es el primer a√ɬĪadido calificativo fundamental surgido de la integraci√ɬ≥n de una perspectiva fundada en los derechos humanos al desarrollo. Visto as√ɬ≠, la pobreza resultante de las opciones pol√ɬ≠ticas impuestas por los Estados o las instituciones financieras internacionales es √ʬĬú una violaci√ɬ≥n de los derechos humanos √Ę¬Ä¬Ě 14 .

El tribunal de Ca√ɬĪete

Pero este 6 de diciembre, ante el tribunal del distrito de Canete, hay doce mapuche, en prisi√ɬ≥n preventiva desde hace 19 meses, que se sientan apretados en un banquillo dispuesto tras los cinco abogados que los representan, dos de ellos designados por el Estado. Ante ellos est√ɬ° el juez; a su derecha, √ā¬°tres fiscales acompa√ɬĪados de uno de los abogados de las compa√ɬĪ√ɬ≠as forestales!

El juez confirma que durante los pr√ɬ≥ximos d√ɬ≠as se escuchar√ɬ° a testigos √ʬĬúprotegidos√ʬĬĚ. Salen todos los mapuche, excepto Victor Llanquileo que es cuestionado directamente por el primer testigo.

Audición del testigo 23

Esta primera audici√ɬ≥n permite asistir a una parodia de justicia. Durante el interrogatorio de los testigos (se escuchar√ɬ° a cuatro en dos d√ɬ≠as) el √ɬļnico objetivo del fiscal y de la acusaci√ɬ≥n era demostrar que estos doce militantes son terroristas que montaron una empresa del crimen organizado.

Este interrogatorio es una auténtica mascarada.

Las pruebas aportadas por este testigo son tan vagas y no personalizadas que podrían concernir a cualquier otro acusado.

El juez, consciente de su imprecisión, acude en su ayuda, sustituido por el fiscal que dicta sus respuestas al testigo interrogándolo de tal manera que solo tiene que aprender la parte de la pregunta que comprende la respuesta esperada por la acusación.

Cuando un abogado de la defensa pone de relieve una contradicción en su testimonio, el juez orienta de nuevo las respuestas del testigo.

Durante el contra interrogatorio la defensa se interesa por la declaraci√ɬ≥n que deber√ɬ≠a estar firmada por el testigo. Sigue un intercambio surrealista en el que el juez acaba por precisar que, por desgracia, √ā¬°este elemento simplemente se ha debido de borrar! El testigo acaba por reconocer que no sabe leer ni escribir.

La acusación deslegitima cada pregunta hecha por los abogados de la defensa con el pretexto de que podría permitir la identificación del testigo y pondría en peligro su vida, y ello fueran cuales fueran los elementos a los que se refiriera la pregunta.

Audición del testigo 25

Este testigo padece un problema de oído lo que obliga a suministrarle un casco suplementario.

La defensa trata de saber si este testigo ha reconocido a alguien porque no parece saber de quién se habla. Confiesa que no ha reconocido a nadie (tiene un problema de vista) aunque durante su declaración había confesado todo lo contrario.

Confiesa que tiene problemas para aclararse las ideas cuando bebe, lo que le había hecho cuando tuvieron lugar los hechos.

Ante tantas imprecisiones la acusaci√ɬ≥n trata de reencauzarla precisando al testigo que ley√ɬ≥ su declaraci√ɬ≥n y la firm√ɬ≥ √ā¬°con una cruz!

Afirma a la defensa que no ha leído su declaración del 14 de enero de 2009, no sabe siquiera si la ha visto impresa, ni siquiera si ha oído el ruido de la impresora.

Audición del testigo 26

La defensa se extra√ɬĪa de no haber tenido acceso al testimonio de este testigo y precisa que este √ɬļltimo no se puede tener en cuenta puesto que √ɬ©l mismo particip√ɬ≥ en los actos por los que son juzgados los acusados, pero el fiscal afirma que este testigo es apto para ser escuchado y precisa que √ɬ©l es libre de integrar los elementos que juzgue pertinentes para llevar a cabo su acusaci√ɬ≥n.

Para apuntalar mejor su √ʬĬúderecho√ʬĬĚa integrar los elementos que juzgue pertinentes y asegurar mejor la credibilidad de este testigo, el fiscal orienta sus respuestas, incluso las sugiere.

Durante el contra interrogatorio de la defensa √ɬ©sta se√ɬĪala el hecho de que el testigo

ha firmado una declaración en la que no dice la verdad,

tras esta declaración ha obtenido su liberación y una reducción de la pena,

fue detenido por los hechos incriminados,

no se acuerda de nada de la declaración del 9 de abril en la que mintió a propósito de la identificación de una persona,

confiesa no conocer a las personas que reconoció en una foto.

El fiscal, ayudado por el juez, rechazó todas estas observaciones con el pretexto de que responder a ellas permitiría identificar al testigo y pondría su vida en peligro.

La defensa poseía unos elementos, que proporcionaban una nueva prueba, que permitían deslegitimar a este testigo ya que durante su servicio militar en 2004 fue acusado de robos y tuvo que abandonar su unidad.

Por toda respuesta el fiscal afirma que la defensa no deja de intimidar al testigo para obtener su retractación.

A√ɬĪade que la defensa carece de anticipaci√ɬ≥n porque hubiera debido pensar en producir una nueva prueba. Durante el protocolo de acuerdo la defensa no hab√ɬ≠a aceptado pedir una nueva prueba, por tanto esta informaci√ɬ≥n no se puede tener en cuenta.

Tres testigos, tres momentos de denegación de derecho y del imperio de la ley que incumben a todas las personas que obran por la justicia.

Se trata de una obstrucción flagrante al derecho a la defensa 15 organizada por el fiscal .

Al actuar así el juez no respetó el derecho a la defensa16 y, por consiguiente, a un juicio justo y equitativo. Todas las decisiones tomadas para no permitir a la defensa obtener una respuesta se basan en elementos reprensibles.

Desde ese momento, la defensa estaría habilitada para pedir que la decisión fuera examinada por un tribunal de apelación, que debería basarse en la norma del abuso de poder judicial discrecional para proceder a la revisión judicial. En efecto, el poder judicial discrecional se debe ejercer equitativa, sabia e imparcialmente, a falta de lo cual la decisión tomada en primera instancia correría el fuerte riesgo de ser invalidada debido al abuso de poder judicial discrecional .

El juez formuló estos desagradables comentarios y dio muestras de una flagrante parcialidad interrumpiendo los interrogatorios, deslegitimando las preguntas de la defensa, dificultando el derecho a la defensa y el trabajo de los abogados.

Hay que denunciar, además, el hecho de que la mayoría de las comunicaciones concernientes a los testigos se transmitieron muy tardíamente a los abogados, traba suplementaria para su trabajo y el derecho a la defensa.

El juez y los fiscales cometieron intencionadamente el delito de soborno de un testigo ya que obtuvieron unas declaraciones falsas (testigo 25 y 26) utilizado ofertas (testigo 26). Este acto supone, ni más ni menos, corrupción.

Tambi√ɬ©n hay que a√ɬĪadir que, como funcionarios de la justicia chilena, tanto el juez como los fiscales cometieron el delito de prevaricaci√ɬ≥n al faltar, por mala fe, a los deberes de su empleo.

El objetivo esencial es amordazar a la defensa y definitivamente hacer pasar a los militantes mapuche por terroristas a los que se debe aplicar una ley excepcional.

Estos métodos de soborno de testigos y de prevaricación se han utilizado en muchos procesos políticos tanto en Estados Unidos (entre otros, durante el proceso de Mumia Abu Jamal 17 en el que se sobornó a los testigos y cuando se desdijeron de sus testimonios fueron amenazados de muerte o de represalias) como por el Estado de Israel, que utiliza frecuentemente el soborno a testigos para hacer condenar a dirigentes políticos palestinos (por ejemplo, a Marwan Barghouti 18 ), pero también a simples ciudadanos palestinos, como Salah Hamouri 19 .

Se encuentran cuestionadas aquí la instrumentalización de lo que constituye el derecho, pero también las manipulaciones del derecho y más generalmente de los derechos a beneficio de una ideología que quiere legalizar unas prácticas liberticidas contrarias a todas las normas internacionales de protección de los derechos humanos.

Y para ello esta ideología impone la idea de que el terrorismo amenaza absolutamente todas las esferas de la sociedad, particularmente cuando hombres y mujeres reivindican sus derechos fundamentales, entre ellos su derecho a la soberanía y a su tierra. Entonces, se presenta y se asimila a estas personas a una amenaza, y a partir de entonces llevar a cabo una lucha contra ellos ofrece un nuevo marco legítimo, aunque esta lucha se base en toda una serie de medidas liberticidas y atentatorias contra los derechos humanos, medidas incompatibles con todo Estado democrático o que se afirma democrático.

En definitiva, esta lucha contra el terrorismo, sea cual sea su forma y gravedad, tiene el objetivo de obstruir, de limitar, de impedir, incluso de eliminar el ejercicio de derechos fundamentales y más precisamente a criminalizar todo tipo de actividad, incluidas las que tiene por base la motivación política.

Con esta lucha contra el llamado terrorismo, el derecho nacional o internacional aparece claramente con la función no de cambiar los regímenes jurídicos o de mejorarlos, sino de ser utilizada, cada vez más, como un instrumento de represión político-ideológica y de puesta en tela de juicio de unos derechos políticos y civiles.

Ante esto es ante lo que se encuentran los mapuche que llevan a cabo una lucha ejemplar para recuperar sus tierras de las que han sido expoliados.

* Mireille Fanon-Mendès-France es miembro de la Fundación Frantz Fanon, miembro de la Asociación Internacional de Juristas Demócratas, y observadora Internacional designada por el Colectivo de Apoyo al Pueblo Mapuche en Francia (www.collectif.mapuche.over-blog.com) y por France Libertés-Fundación Danièle Mitterrand (www.france-libertes.org).


-------------


1Coordinacion Arauco Malleco

2Resoluci√ɬ≥n 1514 (XV) de la A. G., (1961) √ā¬ęDeclaraci√ɬ≥n sobre la concesi√ɬ≥n de independencia a los pa√ɬ≠ses y pueblos coloniales√ā¬Ľ.
3 I dem.

4 Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas, 26/06/1945.

5 Idem.

6 16 de diciembre de 1966.

7 Artículo 1, Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culrurales.

8 Articulo 2, Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culrurales.

9 Resolución 1514 de 1961.

10 En lo que se desprende de los dos Pactos Internacionales de 1966.

11 Declaración de la Asamblea General de la ONU.

12 24 de octubre de 1970; Declaración relativa a los principios del derecho internacional referentes a las relaciones amistosas y de cooperación entre los Estados conforme a la Carta de las Naciones Unidas.

13 Adoptada por la Asamblea General en su Resolución 41/128, el 4 de diciembre de 1986.

14Declaración sobre el derecho al desarrollo, adoptada por la Asamblea General en su Resolución 41/128 del 4 de diciembre de 1986.

15 Declaración universal de los derechos humanos

(extractos referentes al ejercicio del derecho a la defensa)

Artículo 7: T odas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin distinción a una igual protección de la ley.

Artículo 8: Todas las personas tiene derecho a un recurso efectivo ante las jurisdicciones nacionales competentes contra loa actos que violan los derechos fundamentales que le son reconocidos por la constitución o por la ley.

Art√ɬ≠culo 10: Toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a que su causa sea escuchada equitativa y p√ɬļblicamente por un tribunal independiente e imparcial que decidir√ɬ° o bien sus derechos y obligaciones, o bien lo bien fundado de toda acusaci√ɬ≥n en materia penal dirigida contra ella.

Art√ɬ≠culo 11: Toda persona acusada de un acto delictivo se supone inocente hasta que su culpabilidad haya sido legalmente establecida en el curso de un proceso p√ɬļblico en el que le hayan sido garantizadas todas las garant√ɬ≠as necesarias para su defensa.

16 Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos

Artículo 14

1. Todas las personas son iguales ante los tribunales y las cortes de jsuticia. Toda persona tiene derecho que su causa sea escuchada equitativa y p√ɬļblicamente por un tribunal compente, independiente e imparcial establecido por la ley, que decididr√ɬ° lo bien fundado de toda acusaci√ɬ≥n en materia penal dirigida contra ella.

2. Toda persona acusada de una infracción penal es supuestamente inocente hasta que se establezca legalmente su culpabilidad.

3. Toda persona acusada de una infracción penal tiene derecho, en plena igualdad, al menos a las siguientes garantías:

a) a ser informada, en el plazo más breve posible, en una lengua en la que comprenda y de manera detallada, de la naturaleza y de los motivos de la acusación presentada contra ella;

b) a disponer del tiempo y de las facilidades necesarias para la preparación de su defensa y a comunicarse con el asesor de su elección;

c) a ser juzgada sin un retraso excesivo;

d) a estar presente en el proceso y a defenderse a sí misma o a tener la asistencia de un defensor elegido por ella; si no tiene defensor, a ser informada de su derecho a tener uno y cada vez que lo exija el interés de la justicia, a verse atribuido de oficio un defensor, sin costas, si no tiene los medios de remunerarlo;

e) a interrogar o a hacer interrogar a los testigos de cargo y a obtener la comparación y el interrogatorio de los testigos de la defensa en las mismas condiciones que los testigos de la acusación;

f) a hacerse asistir gratuitamente por un intérprete si no comprende o no habla la lengua empleada en la audiencia;

g) a no ser obligada a testificar contra sí misma o a confesarse culpable

5. Toda persona declarada culpable de una infracción tiene derecho a hacer examinar por una jurisdicción superior la declaración de culpabilidad y la condena, conforme a la ley.

6. Cuando una condena penal definitiva es ulteriormente anulada o cuando se concede la gracia porque un nuevo hecho o recientemente revelado demuestra que se ha producido un error judicial, la persona que ha sufrido la pena en raz√ɬ≥n de esta condena ser√ɬ° indemnizada, conforme a la ley, a menos que se demuestre que la no revelaci√ɬ≥n en tiempo √ɬļtil del hecho desconocido le es imputable en todo o en parte.

7. Nadie puede ser perseguido en razón de una infracción por la que ya haya sido absuelto o condenado por un veredicto definitivo conforme a la ley y al procedimiento penal de cada país.

17 V√ɬ©ase la p√ɬ°gina web de la campa√ɬĪa por la liberaci√ɬ≥n de Mumia Abu Jamal: www.free mumia .org/

18 V√ɬ©ase la p√ɬ°gina web de la campa√ɬĪa para la liberaci√ɬ≥n de Marwan Barghouti: www.liberez barghouti .com/

19 V√ɬ©ase la p√ɬ°gina web de la campa√ɬĪa para la liberaci√ɬ≥n de Salah Hamouri: www. salah - hamouri .fr/ -

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

Fuente: Rebelión

 Campa√Īas

2025-02-02

Publicación sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios.

El periódico Pukara

El Periódico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de análisis, de información e investigación que libran los pueblos indígenas contra el ocupante colonialista. El periódico Pukara es una publicación mensual sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2026-06-15

√ɬĎuke Mapu

Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche √ɬĎuke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art√ɬ≠culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m√ɬ°s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.