Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa√ɬĪas
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009


2010-09-29 | Antecedentes | Mapuche

TELESCOPIO: Los indígenas y una historia de ambivalencias

El club de f√ɬļtbol m√ɬ°s popular de Chile lleva el nombre de un cacique mapuche, un centro comercial ubicado en un barrio elegante asume el nombre de la zona donde esos ind√ɬ≠genas se concentran en mayor n√ɬļmero, j√ɬ≥venes de ambos sexos portan bolsos, mantas y adornos creados por ind√ɬ≠genas o inspirados en motivos ind√ɬ≠genas; al mismo tiempo, sin embargo, la expresi√ɬ≥n √ʬĬúindio√Ę¬Ä¬Ě aun puede conllevar un brutal intento de disminuir, burlarse o derechamente insultar a quien se le endilga.




√ā¬ŅC√ɬ≥mo entender esa ambivalente actitud hacia la supuesta herencia ind√ɬ≠gena de lo que se presenta como la naci√ɬ≥n chilena? La pregunta se hace m√ɬ°s crucial en estos d√ɬ≠as cuando el conflicto que ha llevado a una penosa huelga de hambre de 34 presos mapuches, alcanza su etapa de mayor peligro, cuando un desenlace fatal puede producirse en cualquier momento.


Mientras escribo esta nota la situaci√ɬ≥n adquir√ɬ≠a un nuevo grado de complejidad cuando los huelguistas por boca de sus voceros, agregaron a sus demandas el que a la mesa de negociaciones se sumaran representantes de los poderes legislativo y judicial, algo a lo que a este instante el gobierno se opone terminantemente. El argumento para esta s√ɬļbita demanda mapuche se basa en que el propio gobierno ha indicado que una soluci√ɬ≥n integral al conflicto no depende solamente de √ɬ©l sino tambi√ɬ©n de la aprobaci√ɬ≥n y modificaci√ɬ≥n de leyes (legislativo) y del manejo de los procesos pendientes (judicial). La nueva demanda mapuche puede caracterizarse como un audaz paso, posiblemente acordado como efecto del creciente apoyo que la huelga de hambre ha despertado tanto a nivel nacional como internacional.


Estrat√ɬ©gicamente, la exigencia puede considerarse tambi√ɬ©n como una interesante movida por resituar el problema de la minor√ɬ≠a no s√ɬ≥lo como un diferendo entre este gobierno en particular y los mapuches, sino como un problema del Estado chileno con el pueblo mapuche, lo que a su vez traslada el plano del debate a un nivel diferente, uno en el que en definitiva, para tener resultados efectivos, s√ɬ≥lo puede resolverse con un replanteamiento completo de la estructura del estado chileno, en otras palabras: la necesidad de enfrentar de una vez por todas el tema de una nueva constituci√ɬ≥n para el pa√ɬ≠s, en la que √ʬĬď entre muchas otras cosas √ʬĬď se contemple la relaci√ɬ≥n del pueblo mapuche con el resto de la sociedad chilena bajo un nuevo prisma.


T√ɬ°cticamente sin embargo, la reci√ɬ©n a√ɬĪadida demanda de los mapuches en huelga de hambre contiene un potencial peligro (en el caso que el gobierno la aceptara, claro est√ɬ°), y es que de producirse en estos d√ɬ≠as un desenlace fatal, si una mesa de di√ɬ°logo conteniendo a representantes de los tres poderes del estado estuviera instalada, la responsabilidad del presente gobierno en tal desenlace podr√ɬ≠a verse diluida. En cierto modo, en la hip√ɬ≥tesis de una desgracia (que realistamente no puede ignorarse) el gobierno podr√ɬ≠a argumentar que en el nuevo escenario la responsabilidad es compartida con los otros dos poderes del Estado y por lo tanto, de un modo muy poco elegante por cierto, lavarse las manos.


No cabe duda que observando el devenir de los acontecimientos en Chile y en Am√ɬ©rica Latina en general en lo que hace a las relaciones entre sus gobiernos y los ind√ɬ≠genas, el camino hacia lo que el actual proceso podr√ɬ≠a y deber√ɬ≠a conducir, es al replanteamiento del estado chileno como ya se√ɬĪalaba m√ɬ°s o menos en la l√ɬ≠nea que han seguido pa√ɬ≠ses como Bolivia y Ecuador, los que redactaron nuevas constituciones que dieron pleno protagonismo a sus pueblos ind√ɬ≠genas. Bolivia, espec√ɬ≠ficamente, se reconfigur√ɬ≥ como √ʬĬúEstado Plurinacional√Ę¬Ä¬Ě con lo que adem√ɬ°s reconoce plenamente el derecho de sus comunidades ind√ɬ≠genas a ser llamadas √ʬĬúnaciones√Ę¬Ä¬Ě ya que en los hechos cumplir√ɬ≠an con los requisitos de las definiciones m√ɬ°s aceptadas de √ʬĬúnaci√ɬ≥n√Ę¬Ä¬Ě (una comunidad humana con una historia y tradici√ɬ≥n com√ɬļn, una cultura propia, un idioma, y un sentido de identidad; otros requisitos como vivir en un territorio determinado y la mantenci√ɬ≥n de una cierta l√ɬ≠nea ancestral pueden o no ser cumplidos a cabalidad).


Plantear a Chile como un √ʬĬúEstado Plurinacional√Ę¬Ä¬Ě por cierto enervar√ɬ≠a a muchos, principalmente en la Derecha, apegados a un modelo del estado chileno como unitario en el cual todos sus ciudadanos son chilenos, punto. La realidad del pa√ɬ≠s sin embargo dice otra cosa, aunque sin duda el esquema b√ɬ°sicamente tradicional y reaccionario de un Chile homog√ɬ©neo es ideol√ɬ≥gicamente muy fuerte, incluso en sectores que podr√ɬ≠an no ser definidos necesariamente como derechistas. El problema aqu√ɬ≠ ser√ɬ≠a ese nacionalismo superficial, fuertemente estimulado a prop√ɬ≥sito de las recientes festividades bicentenarias, por el cual √ʬĬď un poco al estilo de la consigna de la Espa√ɬĪa franquista: √ʬĬúuna, grande, libre√Ę¬Ä¬Ě √ʬĬď se quiere hacer creer que Chile es una entidad social y pol√ɬ≠tica homog√ɬ©nea. Una falacia que se ha mantenido hist√ɬ≥ricamente, incluso por algunos sectores progresistas.


Chile, como pr√ɬ°cticamente todos los estados surgidos en el continente americano, fue b√ɬ°sicamente una creaci√ɬ≥n de su poblaci√ɬ≥n criolla, esto es, de los descendientes de espa√ɬĪoles nacidos en el pa√ɬ≠s (en ese tiempo una colonia espa√ɬĪola) pero carente de derechos pol√ɬ≠ticos, hecho que en √ɬļltima instancia los motiv√ɬ≥ a emanciparse de la metr√ɬ≥polis. Proceso no muy diferente al que impuls√ɬ≥ a los descendientes de los colonos ingleses en las colonias de Norteam√ɬ©rica a sublevarse contra Londres y dar origen a Estados Unidos, el primer pa√ɬ≠s independiente en el Nuevo Mundo. Estos criollos √ʬĬď abundantemente destacados en las recientes celebraciones patrias √ʬĬď en general no dieron mayor atenci√ɬ≥n a la poblaci√ɬ≥n nativa del pa√ɬ≠s, aunque desde temprano recurrieron a ella como un valor simb√ɬ≥lico, por lo dem√ɬ°s en buena fe, porque al menos los m√ɬ°s progresistas de ellos se identificaban con su esp√ɬ≠ritu de rebeld√ɬ≠a, as√ɬ≠ el primer escudo chileno elaborado por encargo de Jos√ɬ© Miguel Carrera inclu√ɬ≠a a dos ind√ɬ≠genas junto a la expresi√ɬ≥n latina √ʬĬúPost tenebras lux√Ę¬Ä¬Ě (√ʬĬúDespu√ɬ©s de las tinieblas, la luz√ʬĬĚ) y la bandera argentina as√ɬ≠ como luego lo har√ɬ≠a la uruguaya, incorpor√ɬ≥ una imagen del sol, un homenaje al dios Inti de los antiguos incas.


En lo concreto, sin embargo, lo √ʬĬúind√ɬ≠gena√Ę¬Ä¬Ě ha sido hist√ɬ≥ricamente asociado con algo atrasado, inculto, primitivo, salvaje y poco sofisticado; a lo m√ɬ°s se le ha dado cierto valor de pintoresco, ex√ɬ≥tico, folkl√ɬ≥rico y aut√ɬ©ntico, pero incluso en las mejores caracterizaciones de la presencia ind√ɬ≠gena ha habido siempre la subyacente noci√ɬ≥n de que el √ʬĬúindio√Ę¬Ä¬Ě representa lo √ʬĬúdiferente√Ę¬Ä¬Ě y en el contexto de una ideolog√ɬ≠a de una mayor√ɬ≠a dominante, incluso ese adjetivo aparentemente neutro, adquiere una connotaci√ɬ≥n de cierta negatividad.


As√ɬļmase pues esa diferencia con todas las posibles consecuencias que ella pueda tener. Si los mapuches y otras etnias de Chile como los aymaras del norte o los rapa nui son √ʬĬúdiferentes√Ę¬Ä¬Ě adm√ɬ≠tase que esa diferencia se basa en que efectivamente constituyen otras naciones. Inmediatamente alguien podr√ɬ° saltar y decir √ʬĬúpero si la naci√ɬ≥n chilena es una sola, todos somos chilenos, aun m√ɬ°s, los mapuches son los primeros chilenos√ʬĬ¶√Ę¬Ä¬Ě Discurso asimalacionista a veces incluso asumido por gente de Izquierda. Pero no, la verdad es que los mapuches, as√ɬ≠ como los otros pueblos abor√ɬ≠genes del territorio hoy ocupado por el estado chileno, son una naci√ɬ≥n, una naci√ɬ≥n sumergida en un estado que tiende a sofocar esas distinciones, pero naci√ɬ≥n al fin. Uno har√ɬ≠a bien en reconocer ese hecho. N√ɬ≥tese que el hecho de ser naci√ɬ≥n no significa que autom√ɬ°ticamente ello les da justificaci√ɬ≥n para constituir su propio estado-naci√ɬ≥n (si as√ɬ≠ fuera, deber√ɬ≠a haber algo as√ɬ≠ como 3 mil estados independientes en el planeta porque ese es el n√ɬļmero de naciones que se ha contabilizado). Es perfectamente posible e incluso deseable desde el punto de vista de su viabilidad econ√ɬ≥mica, social y pol√ɬ≠tica, que los estados hoy existentes puedan albergar a varias naciones. Por ejemplo Canad√ɬ°, el pa√ɬ≠s donde resido, alberga a una naci√ɬ≥n angl√ɬ≥fona y a una naci√ɬ≥n franc√ɬ≥fona (esta √ɬļltima concentrada b√ɬ°sicamente en la provincia de Quebec), adem√ɬ°s de ellas est√ɬ°n las llamadas Primeras Naciones, los abor√ɬ≠genes de Canad√ɬ° que tambi√ɬ©n han llevado una larga lucha por el reconocimiento de sus derechos (reci√ɬ©n se cumplieron veinte a√ɬĪos de un conflicto por tierras en una regi√ɬ≥n cercana a Montreal que incluso motiv√ɬ≥ al gobierno central a movilizar el ej√ɬ©rcito contra los indios mohawks, los efectos de esa crisis aun resuenan y algunos de los problemas que lo motivaron aun est√ɬ°n por resolver, lo que ilustra de alg√ɬļn modo la dif√ɬ≠cil relaci√ɬ≥n de los estados nacionales constituidos en las Am√ɬ©ricas y sus pueblo nativos). En principio sin embargo, creo que la soluci√ɬ≥n no pasa por fragmentar un estado esencialmente democr√ɬ°tico como Canad√ɬ° (ni siquiera vale la pena mencionar la propuesta separatista de un sector minoritario de la poblaci√ɬ≥n de Quebec, que es b√ɬ°sicamente una demanda de una burgues√ɬ≠a de habla francesa con un discurso etnoc√ɬ©ntrico), sino mejorar la relaci√ɬ≥n y dar a las naciones ind√ɬ≠genas un rol relevante en la conducci√ɬ≥n de sus asuntos. Guardando las diferencias del caso, Chile y los dem√ɬ°s estados latinoamericanos que aun no han enfrentado el tema ind√ɬ≠gena, tambi√ɬ©n deber√ɬ≠an crear las condiciones para que esas naciones abor√ɬ≠genes puedan desarrollarse con autonom√ɬ≠a al interior de los estados ya existentes y que en principio no habr√ɬ≠a raz√ɬ≥n para tratar de desmantelar, procesos que por lo dem√ɬ°s son dolorosos y fomentan nuevos conflictos como lo demostr√ɬ≥ la disoluci√ɬ≥n de la Uni√ɬ≥n Sovi√ɬ©tica y en especial la de Yugoslavia (en verdad este √ɬļltimo un estado artificial, creado por intereses brit√ɬ°nicos despu√ɬ©s de la Primera Guerra Mundial).


El conflicto mapuche en Chile, de no ser resuelto o de serlo a medias, inevitablemente fomentar√ɬ° un proceso que puede desembocar en algo mucho m√ɬ°s grave y que √ʬĬď a pesar de no ser viable en este momento √ʬĬď lleve a algunos sectores de la poblaci√ɬ≥n mapuche a plantear abiertamente una alternativa separatista. La idea de un estado mapuche independiente, una idea desorbitada que s√ɬ≥lo fue articulada una vez en el fallido intento del franc√ɬ©s Antoine Orelie I que se proclam√ɬ≥ √ʬĬúRey de la Araucan√ɬ≠a y la Patagonia√Ę¬Ä¬Ě en el siglo 19, puede cobrar nuevas fuerzas dos siglos m√ɬ°s tarde y si no hay una respuesta adecuada para hacer de los mapuches miembros con iguales derechos y con autonom√ɬ≠a al interior del estado chileno, en la formulaci√ɬ≥n de un Estado Plurinacional, entonces a los mapuches as√ɬ≠ como a otras minor√ɬ≠as (rapa nui por ejemplo) no les quedar√ɬ° otra alternativa sino iniciar una larga lucha por separar destinos de la naci√ɬ≥n criolla chilena. Un proceso que de ocurrir ser√ɬ≠a penoso para todos, pero que en la naci√ɬ≥n criolla tambi√ɬ©n forzar√ɬ≠a a tomar definiciones entre quienes quisieran guardar el status quo y los que quisi√ɬ©ramos tratar a mapuches, aymaras y rapa nuis, no como s√ɬļbditos coloniales y ciudadanos de segunda clasde, sino como genuinos socios en un proceso liberador que la propia naci√ɬ≥n criolla y el estado chileno como, tal aun tiene que completar.

Fuente: El Clarín, Chile

 Campa√Īas

2025-02-02

Publicación sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios.

El periódico Pukara

El Periódico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de análisis, de información e investigación que libran los pueblos indígenas contra el ocupante colonialista. El periódico Pukara es una publicación mensual sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2026-06-15

√ɬĎuke Mapu

Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche √ɬĎuke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art√ɬ≠culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m√ɬ°s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.