Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
  Portada | Nosotros | Enlaces |   translate
 

Secciones

Noticias
Antecedentes
Comunidades
Campa√ɬĪas
Indoamérica
Cultura
Libros Ñuke Mapu
Documentos de Trabajo
Sobre
Opinión
Biblioteca


Archivos

Archivo 1997-2009

2014-12-06 | Opinión | -

Cada cierto tiempo se nos √ʬĬúaparece√Ę¬Ä¬Ě el tema del racismo y siempre pareciera que es algo abrupto, repentino, excepcional.

Racismo en Chile

Un conjunto de hechos que vienen a rasgar esa imagen extendida de una sociedad chilena que se asume clasista pero no racista. Los episodios, sin embargo, se repiten: s√ɬ≥lo en los √ɬļltimos meses hemos tenido una marcha antiinmigrantes en Antofagasta y el insulto repetido hacia el jugador de futbol Emilio Renter√ɬ≠a, de nacionalidad venezolana.




Claudia Zapata Dra. en Historia. Directora del Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos de la Universidad de Chile
La excepcionalidad chilena se diluye cuando nos damos cuenta de que esto coincide con conflictos racistas o de fuerte contenido racial en el resto del continente. Solo por mencionar los m√ɬ°s graves: la expropiaci√ɬ≥n de la ciudadan√ɬ≠a a los descendientes de haitianos en Rep√ɬļblica Dominicana (la denominada √ʬĬúSentencia√Ę¬Ä¬Ě del 2013, que se agrega a la larga historia de barbarie contra los haitianos en ese pa√ɬ≠s del Caribe); con la constataci√ɬ≥n de una violencia racializada en M√ɬ©xico, pues entre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la mayor√ɬ≠a pertenece a pueblos ind√ɬ≠genas y hablan sus lenguas; y con el conflicto racial m√ɬ°s reciente de Estados Unidos, desatado cuando un polic√ɬ≠a blanco mat√ɬ≥ a un joven afrodescendiente desarmado en la ciudad de Ferguson.
Este panorama no hace más que mostrarnos la vigencia del racismo como una de las formas más brutales de exclusión social, que consiste en asumir la existencia de rasgos psicológicos y culturales comunes a individuos que comparten rasgos fenotípicos. Se asume que existe entre las razas una relación de jerarquía, que permite hablar de razas o pueblos superiores e inferiores. Y pese a que se ha establecido el nulo valor científico de esas afirmaciones, persisten como creencia, regulando las relaciones sociales.
Asumiendo entonces que no existen las razas pero s√ɬ≠ el racismo, cabe preguntarse por su origen, que podemos ubicar en la expansi√ɬ≥n colonialista de Europa durante el siglo XV hacia el mundo para ellos desconocido, como Am√ɬ©rica, y parcialmente conocido mas no conquistado, como Asia y √ɬĀfrica. La colonizaci√ɬ≥n es un hecho hist√ɬ≥rico y a la vez un tipo de dominio que incorpora la diferencia cultural, utilizada deliberadamente para la construcci√ɬ≥n de un √ʬĬúotro√Ę¬Ä¬Ě negro e ind√ɬ≠gena, que debido a su supuesta inferioridad fue expropiado y forzado a ser la mano de obra de los reg√ɬ≠menes coloniales.
La ideolog√ɬ≠a ha sido el terreno de construcci√ɬ≥n privilegiado del racismo, por ello, no es azaroso que los intelectuales afrodescendientes e ind√ɬ≠genas se hayan propuesto combatirlo desde ese mismo terreno. Se trata de esfuerzos heterog√ɬ©neos que, sin embargo, comparten el mismo objetivo: restituir humanidad all√ɬ≠ donde esta ha sido negada y denunciar la barbarie de aquel que racializa, como hicieran en los a√ɬĪos cincuenta Aim√ɬ© C√ɬ©saire y Frantz Fanon, entre otros. Este √ɬļltimo, psiquiatra de profesi√ɬ≥n, haciendo √ɬ©nfasis en los efectos psicol√ɬ≥gicos perversos del racismo.
Esta interrogaci√ɬ≥n por el origen tiene un sentido pol√ɬ≠tico de envergadura, pues admite la construcci√ɬ≥n hist√ɬ≥rica del racismo en lugar de asumirlo como un hecho natural, que siempre ha estado. La narraci√ɬ≥n de esa historia contribuye a iluminar un presente que se erige sobre su herencia, con la inferiorizaci√ɬ≥n de afrodescendientes e ind√ɬ≠genas y con el peor de sus correlatos: la exclusi√ɬ≥n y la pobreza. Las cifras censales, las encuestas por hogares y los organismos internacionales, incluido el Banco Mundial, confirman esta correlaci√ɬ≥n. Al mismo tiempo, el fen√ɬ≥meno del racismo muestra cierta autonom√ɬ≠a de la condici√ɬ≥n de clase cuando entre individuos del mismo estrato social se produce la discriminaci√ɬ≥n racial, como analiz√ɬ≥ hace casi sesenta a√ɬĪos el tunecino Albert Memmi en su libro El colonizador y el colonizado, algo que los ind√ɬ≠genas de Am√ɬ©rica contin√ɬļan denunciando (el alcalde de Otavalo, Mario Conejo, se refiere al mismo hecho cuando pone el ejemplo de los blancos y mestizos pobres que se asumen superiores a los ind√ɬ≠genas pr√ɬ≥speros de esa ciudad ecuatoriana).
El caso ind√ɬ≠gena no ha sido invocado de manera caprichosa, pues aunque no se ha reconocido en esos t√ɬ©rminos √ʬĬďsalvo, claro est√ɬ°, por los propios afectados√ʬĬď el conflicto con los pueblos ind√ɬ≠genas tiene una dimensi√ɬ≥n racial insoslayable. Esto implica asumir que en Chile el racismo es de larga data, un horizonte que se reformula con el conflicto que produce la creaci√ɬ≥n de nuevos √ʬĬúotros√ʬĬĚ, es decir, los inmigrantes afrodescendientes pobres de pa√ɬ≠ses latinoamericanos como Per√ɬļ, Colombia, Hait√ɬ≠ y Rep√ɬļblica Dominicana, m√ɬ°s visibles para los chilenos que los inmigrantes argentinos y espa√ɬĪoles, igualmente numerosos. Esto se comprueba en ejemplos similares al que entrega Mario Conejo para el Ecuador, tanto en el espacio rural como en el urbano. Tambi√ɬ©n con la inserci√ɬ≥n de la poblaci√ɬ≥n ind√ɬ≠gena en las ciudades, donde han ocupado los empleos menos calificados.
La asociaci√ɬ≥n entre rasgos f√ɬ≠sicos √ʬĬďprincipalmente el color de la piel√ʬĬď y estratos sociales bajos revela una estructuraci√ɬ≥n social pigmentocr√ɬ°tica. Una imbricaci√ɬ≥n hist√ɬ≥rica que se vive cotidianamente como descalificaci√ɬ≥n, que tiene entre sus principales expresiones un lenguaje violento. Se advierte en frases como la conocida √ʬĬúcara de nana√ʬĬĚ, que escuch√ɬ© muchos a√ɬĪos antes del bullado festival Lollapalooza, cuando me ganaba la vida como profesora de Historia en un establecimiento de Las Condes que preparaba a chicos de sectores sociales altos para rendir ex√ɬ°menes libres. Ah√ɬ≠ mismo me toc√ɬ≥ recibir con perplejidad la confesi√ɬ≥n de un alumno de piel morena, quien me dijo que no le gustaba su color porque era √ʬĬúcolor de maestro√ʬĬĚ. Se refer√ɬ≠a a los obreros de la construcci√ɬ≥n√ʬĬ¶
Afortunadamente, los casos que han provocado la escritura de esta columna produjeron rechazo, indignaci√ɬ≥n, movilizaci√ɬ≥n e incluso revueltas sociales de ciudadan√ɬ≠as cr√ɬ≠ticas que se rebelan contra la sociedad que racializa y contra reg√ɬ≠menes pol√ɬ≠ticos que admiten estas pr√ɬ°cticas. Sin embargo, es necesario pasar de la indignaci√ɬ≥n a la sanci√ɬ≥n, que en Chile implica la aplicaci√ɬ≥n efectiva de la Ley Antidiscriminaci√ɬ≥n, pero ello pasa por advertir la gravedad de los hechos y no reaccionar √ɬļnicamente cuando se produce un crimen, porque eso equivale a sentarse y esperarlos. Es necesaria la prevenci√ɬ≥n, la educaci√ɬ≥n, la formaci√ɬ≥n ciudadana y la responsabilidad de entes tan importantes para la formaci√ɬ≥n de la opini√ɬ≥n p√ɬļblica como los organismos del Estado, los medios de comunicaci√ɬ≥n y los intelectuales
Digo esto porque si bien ha sido loable el repudio de estos hechos, no ocurre lo mismo cuando la manifestaci√ɬ≥n racista se encuentra revestida de autoridad cient√ɬ≠fica, acad√ɬ©mica o estatal, como ha ocurrido con las intervenciones p√ɬļblicas del historiador Sergio Villalobos, replicadas acr√ɬ≠ticamente por los medios, a trav√ɬ©s de los cuales ha descalificado a un pueblo con argumentos insostenibles, que cuesta distinguir del discurso racista m√ɬ°s com√ɬļn, una confluencia entre lo culto y lo vulgar que enfatiz√ɬ≥ el intelectual dominicano Silvio Torres-Saintllant en su reciente visita a Chile, en el marco de un encuentro que organizamos para analizar el tema del racismo en Am√ɬ©rica Latina y el Caribe. Precisamente, esa es la confluencia que preocupa a los intelectuales mapuche Enrique Antileo y Fernando Pairic√ɬ°n, cuando afirman: √ʬĬúSu victoria son esos Villalobos ocultos que van en la micro con nosotros, que son nuestros vecinos, que son nuestros compa√ɬĪeros de labores o de estudios, esos que en cualquier oportunidad nos refregar√ɬ°n el √ʬĬėindio√ʬĬô o √ʬĬėaraucano√ʬĬô en nuestros rostros√ʬĬĚ. Esta respuesta no tuvo el mismo impacto medi√ɬ°tico que las palabras del historiador, peligrosamente m√ɬ°s atractivas para cierta prensa.
Este caso permite graficar la impunidad que rodea a las descalificaciones racistas amparadas por el propio Estado y por las instituciones, pues cabe recordar que Sergio Villalobos es Premio Nacional de Historia (un premio que se financia con los impuestos de todos, incluidos los ofendidos) y hasta hace muy poco acad√ɬ©mico de la Universidad de Chile, donde lamentablemente esto pasa por conocimiento cient√ɬ≠fico o por opini√ɬ≥n √ʬĬúdistinta√ʬĬĚ. Conozco a la Universidad de Chile, donde estas pr√ɬ°cticas se reproducen a nivel de la sala de clases (lamentablemente no s√ɬ≥lo con los sectores racializados), pervirtiendo el principio de pluralidad y libertad de c√ɬ°tedra. Pero, seguramente, el lector o lectora estar√ɬ° reconociendo situaciones similares en sus propios espacios sociales y laborales.
La ideolog√ɬ≠a ha sido el terreno de construcci√ɬ≥n privilegiado del racismo, por ello, no es azaroso que los intelectuales afrodescendientes e ind√ɬ≠genas se hayan propuesto combatirlo desde ese mismo terreno. Se trata de esfuerzos heterog√ɬ©neos que, sin embargo, comparten el mismo objetivo: restituir humanidad all√ɬ≠ donde esta ha sido negada y denunciar la barbarie de aquel que racializa, como hicieran en los a√ɬĪos cincuenta Aim√ɬ© C√ɬ©saire y Frantz Fanon, entre otros. Este √ɬļltimo, psiquiatra de profesi√ɬ≥n, haciendo √ɬ©nfasis en los efectos psicol√ɬ≥gicos perversos del racismo.
Conviene entender entonces que las almas heridas son también parte de este crimen y que el llanto de un futbolista no es menos grave que la sangre derramada en otras partes del hemisferio.

Claudia Zapata
Dra. en Historia. Directora del Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos de la Universidad de Chile
El Mostrador

Si deseas conocer mas, visita y suscr√ɬ≠bete a nuestro Canal en Youtube √ɬĎuke Mapu Cultura, Documentales, Conferencias, Reportajes

Fuente: Centro de Documentación Mapuche, Ñuke Mapu

 Campa√Īas

2025-02-02

Publicación sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios.

El periódico Pukara

El Periódico Pukara quiere ser un baluarte en el lucha de ideas, en el combate de principios, en la guerra conceptual, de análisis, de información e investigación que libran los pueblos indígenas contra el ocupante colonialista. El periódico Pukara es una publicación mensual sobre la cultura, sociedad y política de los pueblos originarios. Periodico Pukara
Lea más...

2026-06-15

√ɬĎuke Mapu

Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche √ɬĎuke Mapu

En nuestro Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu puede encontrar toda la actualidad noticiosa, art√ɬ≠culos, videos, fotos, actividad, enlaces y el m√ɬ°s completo archivo de noticias. Facebook Centro de Documentaci√ɬ≥n Mapuche, √ɬĎuke Mapu:
Lea más...

La Realidad Mapuche en Youtube


Benetton y los mapuche


¿Qué es la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas?


Aprenda Mapunzugun, el idioma Mapuche, via Internet: comprenda el contexto sociocultural- linguístico e interétnico del Pueblo Mapuche.